• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El cine muestra penurias entre cotufas y pegostes de refresco

La historia se desarrolla en un viejo cine de Massachusetts, a comienzos de la segunda década del siglo XXI | Manuel Sardá

La historia se desarrolla en un viejo cine de Massachusetts, a comienzos de la segunda década del siglo XXI | Manuel Sardá

Diana Volpe es la encargada de dirigir la obra ganadora de un Pulitzer que transcurre en una vieja sala de proyección de películas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Quedan las cotufas regadas, pegostes en el suelo, empaques vacíos desperdigados. Dos empleados barren lo que otros botan después de ver una película en la sala. Tienen objetivos muy distintos, pero los une la anécdota cinematográfica. 

¿Cuál fue la película que protagonizó Michael J. Fox con Britney Spears? ¿Hay alguna gran cinta estadounidense en los últimos años? Estas son algunas de las preguntas que se hacen como juego Sam (Aitor Aguirre) y Avery (Darwin Torres) enEl cine, pieza original de Annie Baker que se estrenó ayer en La Caja de Fósforos con la dirección de Diana Volpe.

La historia se desarrolla en un viejo cine de Massachusetts, a comienzos de la segunda década del siglo XXI. Sam tiene 35 años de edad y es el empleado más antiguo. Le toca entrenar a Avery, un estudiante universitario triste y depresivo. En ese pequeño pueblo aún tiene que lidiar con el racismo. Sabe que si hay alguna irregularidad en las finanzas, él será el primer sospechoso por ser negro. 

A Sam le gusta el cine, conoce películas y actores, dice cuál le parece buena o cuál le parece mala y está enamorado de Rose (Valentina Garrido), la coqueta muchacha encargada del proyector. En cambio, Avery ama el séptimo arte. Reconoce que los filmes que menciona Sam son buenos, pero no tanto. Él va más allá, busca en el fondo para decir si la obra es perdurable o no. Tiene además la convicción de que el cine analógico es el verdadero. Considera que lo digital solo son reproducciones, como postales de la Mona Lisa. 

Es momento de tomar decisiones: 35 mm o digital, estafar o no, estancarse o continuar, declararse o amar en silencio, suicidarse o seguir viviendo, traicionar o ser leal son los dilemas de estos tres personajes que relatan sus penurias entre butacas vacías, en ese ambiente que queda luego de la ilusión proyectada en pantalla, la que se admira y a veces se anhela. 

Avery ve su mundo como una gran representación, en la que cada quien pretende ser lo que los demás piensan que es. Incluso, él en sus más sentidos discursos duda de lo que realmente es. Y mientras este personaje ve un ambiente de ensueño en esa sala de cine desvencijada, administrada por un gerente ignorante e idiota, Sam solo percibe ese lugar como su sustento, la única forma de vida. No parece haber más opciones en ese pueblo, tan lejos de todo. 

“Es una lección de vida para cada uno. Es madurar. Lo que quiere decir la autora tal vez tiene que ver con las oportunidades, los jóvenes varados que buscan una salida y sus pequeñas tragedias”, dice Volpe. 

Las tres vidas transcurren con los acordes de temas como “Love Theme from Chinatown” de Jerry Goldsmith o “Un hombre y una mujer” de Fausto Papetti. 
El cine (The Flick) ganó en 2014 el Premio Pulitzer como Mejor Drama. La pieza forma parte de la segunda edición del Festival de Teatro Contemporáneo Estadounidense. 

El cine
La Caja de Fósforos, Bello Monte
Viernes, 8:00 pm; Sábado y domingo, 7:00 pm
Entrada: 450 bolívares