• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Una muestra expone en Berlín la pasión de Picasso por las mujeres y los toros

 Una de las más importantes que sustrajo se llama "Cabeza de Arlequín", de Pablo Picasso, y fue pintada en 1971 l Foto: AP

Una de las más importantes que sustrajo se llama "Cabeza de Arlequín", de Pablo Picasso, y fue pintada en 1971 l Foto: AP

La muestra, que saca a la luz 140 obras de los fondos de este museo y otras 40 de otras colecciones públicas y privadas, trata de ofrecer una visión compacta de la obra de Picasso a través de los temas fundamentales del toro y las mujeres, a los que el artista recurrió en múltiples ocasiones a lo largo de su vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Bajo el título de "Picasso: mujeres, toros y antiguos maestros" se exponen desde mañana y hasta el próximo 12 de enero 180 grabados, litografías, dibujos y cerámicas del artista malagueño Pablo Ruiz Picasso en el Kupferstichkabinett de Berlín.

La muestra, que saca a la luz 140 obras de los fondos de este museo y otras 40 de otras colecciones públicas y privadas, trata de ofrecer una visión compacta de la obra de Picasso a través de los temas fundamentales del toro y las mujeres, a los que el artista recurrió en múltiples ocasiones a lo largo de su vida.

Las obras de esta exposición, un recorrido por "la fuerza creativa del hombre" según la organización, abarcan siete décadas de trabajo de Picasso, desde una en pastel de 1900 hasta un ciclo erótico de los años 60.

Anita Beloubek-Hammer, comisaria de la exposición, explicó hoy que Picasso estuvo muy influenciado por la imaginería de la tauromaquia como español exiliado en Francia y por haber acompañado de niño a su padre con frecuencia a las corridas de toros.

"Para mí, el toro es el animal más orgulloso que existe", dijo en una ocasión el maestro cubista, como queda recogido en una de las paredes de la muestra.

De hecho, el propio Picasso veía en el minotauro, mitad hombre, mitad toro, a su alter ego, argumentó Beloubek-Hammer.

Según la investigadora, el ritual de la corrida representaba para el genio malagueño un símbolo de la lucha entre sexos, entre el hombre encarnado en la figura del torero y la mujer, ejemplificada por el toro.

Las mujeres fueron el otro tema fundamental del artista, para quien eran como encarnaciones de las diferentes actitudes ante la vida.

Esto fue reflejado en el modo en que Picasso representó a su compañeras, desde el retrato flácido y redondeado de Marie Thérese Walter, al más expresivo y serio de la intelectual Dora Maar.

El compromiso político del pintor español también tiene un lugar en la exposición, donde se muestra su serie de grabados en aguafuerte titulado "sueño y mentira de Franco" realizados en 1937 durante la Guerra Civil, por el autor del "Guernica".