• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El monstruo bailó salsa

Oscar D' León durante presentación en Viña del Mar / Foto Agencias

Oscar D' León durante presentación en Viña del Mar / Foto Agencias

En una corta pero celebrada presentación en Viña del Mar, el intérprete convenció a las más de 3.000 personas que quedaban, bien entrada la madrugada, en la Quinta Vergara

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Oscar D’León, miembro del jurado del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, cerró con broche de oro la última gala en la Quinta Vergara, en la que alzó Gaviotas de Oro y Plata otorgadas por el público. “Lo recibo con mucho amor, como lo han recibido todos los que han pasado por aquí”, dijo al tener las estatuillas en sus manos.  

El llamado “Sonero del Mundo”, de 72 años de edad, conocido por éxitos como “Hasta que vuelvas”, “Quiéreme”, “Yo me siento como en casa” y “Llorarás”, hizo bailar a los pocos valientes que se quedaron hasta la madrugada.

También ofreció un pequeño homenaje a Celia Cruz: interpretó el éxito “Bemba colorá” y minutos después permitió que su violinista cantara “La vida es un carnaval”.

D’León bailó, saltó y cantó para no dejar dudas de que, pese a su edad, sigue siendo el rey del contagioso ritmo caribeño. El artista venezolano invitó a varios de sus compañeros a subirse al escenario, gesto que fue la culminación de una excelente, pero corta presentación, para después partir raudo al aeropuerto.

El “Sonero del Mundo” fue uno de los artistas internacionales más esperados de la edición 56 del festival chileno, en la que también estuvieron frente al monstruo de la Quinta Vergara Alejandro Fernández, Cat Stevens, Emmanuel, Romeo Santos, Pedro Aznar, Vicentico y Ricardo Arjona, entre otros. La de la madrugada del sábado fue la primera presentación de D’León en el festival del Pacífico chileno.

“Es el mejor festival de Latinoamérica. No he visto otro que se compare a este”, señaló el cantante durante una conferencia de prensa previa a su presentación, aunque sí criticó lo largo de cada jornada que se extendía, muchas veces, hasta las 4:00 de la madrugada.

La edición número 56 del Festival de Viña fue vista por aproximadamente 180 millones de televidentes.