• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El misterio y el suspenso tocan la puerta de dos familias

Ambas obras pertenecen a una trilogía de Maurice Maeterlinck que es completada por <i>Los ciegos</i> | FOTO MANUEL SARDÁ

Ambas obras pertenecen a una trilogía de Maurice Maeterlinck que es completada por Los ciegos | FOTO MANUEL SARDÁ

Díptico Maeterlinck, dirigida por Orlando Arocha, reflexiona sobre las amenazas silentes de la humanidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La muerte es una empleada incansable. Trabaja en horario de oficina, atiende turnos extra y está de guardia los fines de semana. Cuando la parca da sombra a los escépticos, les recuerda la fragilidad de la vida.

Díptico Maeterlinck, dirigida por Orlando Arocha, reúne dos obras cortas de Maurice Maeterlinck, Nobel de Literatura en 1911, en las que se reflexiona acerca del sentido de permanencia del hombre en el mundo.

“Ambas obras tratan el limite entre lo real y lo irreal. Sus personajes se ven envueltos por el misterio de las amenazas que los acechan. A pesar de ser piezas lentas, manejan una gran carga de angustia, un aspecto que tiene que ver con la incapacidad que poseen los seres humanos para dar respuestas a las preguntas filosóficas que surgen en torno al sentido de la vida”, cuenta Arocha.

La intrusa es el primero de los viajes reflexivos. El cadáver de una joven fue hallado en el río y su familia no está enterada. La mujer portadora de las malas noticias se abstiene de avisarles para no interrumpir la tranquilidad del hogar. Ella los observa desde el jardín de la morada, lugar en el que declama sus pensamientos desde la oscuridad de la incertidumbre.

Interior es la segunda pieza cargada de suspenso. Una familia espera la llegada de un nuevo miembro, que fue concebido por un incesto. Su madre tiene un embarazo riesgoso. Los parientes viven la angustia reunidos en la sala de la casa. La abuela ciega percibe una presencia sobrenatural que los demás obvian. Hechos inexplicables acontecen dentro de esas cuatro paredes.

Las dos piezas manejan el suspenso haciendo uso de un juego de luces tenues y oscuridad absoluta, atmósfera en la que el espectador se sumerge en la psicología de los personajes, que se muestran vulnerables en todo momento.

Ambas obras pertenecen a una trilogía que es completada por Los ciegos, que no fue incluida por ser mucho más extensa. En todas está presente el tema de lo imperceptible, característica del simbolismo.

Díptico Maeterlinck
La Caja de Fósforos, Concha Acústica de Bello Monte
Viernes y sábado, 8:00 pm; domingo a las 6:00 pm
Entrada: 80 bolívares
Reservaciones: lacajadefosforos@gmail.com