• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La minifalda y las luces LED llegan a la era victoriana

La importancia de ser formal que la compañía Amentia Teatro presenta en la sala Cabrujas / Samuel Hurtado/El Nacional

La importancia de ser formal que la compañía Amentia Teatro presenta en la sala Cabrujas / Samuel Hurtado/El Nacional

La compañía Amentia Teatro adapta un texto del autor inglés Oscar Wilde a los tiempos que corren

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Oscar Wilde es un clásico que siempre vuelve. Casi lo mismo puede decirse de la moral victoriana, que no ha desaparecido del todo, incluso en la sociedad contemporánea. A ello apunta el montaje de La importancia de ser formal que la compañía Amentia Teatro presenta en la sala Cabrujas. Luces de neón, puffs que se transforman en bandejas y mesas y damas con medias de malla, tacones pump y minifaldas son parte de la propuesta.

El montaje es el único estreno presentado por una compañía nacional en el Festival Internacional de Teatro de Caracas. Casar lo clásico con la actualidad es el ejercicio que se propuso la directora J. René Guerra al adaptar la comedia que Wilde escribió en 1895 con el título de La importancia de llamarse Ernesto.

El texto es una sátira de la sociedad londinense y europea de esa época. Por ello las oberturas de las óperas de Wagner dan paso a efectos de sonido similares a los bajos propios de la música electrónica, así como a una iluminación basada en luces LED. Las alusiones al fracaso de la Revolución Francesa son una constante.

El elenco lo integran Pastor Oviedo, Alí Rondón, Susana López, Mabe Hernández, Lya Bonilla, Naia Urresti, Ricardo Lira y Reinaldo Lancaster. Los ocho actores en escena se comunican entre sí a través del juego. Sincronizan sus movimientos, en ocasiones coreográficamente, o se quedan congelados en escena.

Como en la vida real, la comida desempeña un papel fundamental en la manera como se relacionan los personajes. La forma compulsiva de comer pone en evidencia el temperamento de Archivaldo, el mejor amigo de Juan, la adaptación criolla de John. El joven provinciano se hace llamar Ernest cada vez que viaja a Londres. Ello da pie a una serie de malos entendidos que ponen en descubierto la doble moral que se escondía en las familias inglesas de la época.

En el texto del programa, Guerra asegura que el trabajo actoral se basó en condimentar una propuesta basada en estereotipos sociales con la mayor ironía posible. Los personajes en escena procuran llevar la excentricidad, el cinismo y el refinamiento a su mayor grado, en una sociedad en la que, ayer y hoy “ni con dinero contante y sonante se puede comprar pepinillos”, como bien sentenció la pluma de Wilde en esta comedia.

FICHA

La importancia de ser formal

Sala Cabrujas, avenida Francisco de Miranda con 3ra. avenida de los Palos Grandes, CC. El Parque, Nivel C-1

Funciones: hoy, mañana y el viernes a las 5:00 pm

Entrada: 80 bolívares