• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

$ 1,5 millones es el precio base de las pistolas de Simón Bolívar

La subasta se realizará hoy en Nueva York

La subasta se realizará hoy en Nueva York

Christie's está a cargo de la venta de las armas que a finales del siglo XIX se exhibieron en el museo Real de los Servicios Unidos, en Londres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hombres de plata degollando a una pareja de centauros armados. Abajo, el rostro sin expresión de una mujer da paso a un escudo de armas y a un ángel con el pecho desnudo. Todo está forjado en plata y cubierto de una seguidilla de escamas de madera que rematan en un cañón y en la imagen de un hombre de barba. En la parte superior de las dos pistolas aparece tallada un nombre en letras negras y en fondo dorado: “Bolivar”, sin tilde. Hoy serán subastadas en Nueva York por la casa Christie’s. El precio base se estableció en 1,5 millones de dólares.

Las armas de fuego se remontan a los días de gloria que tuvo su dueño, Simón Bolívar, en 1825, mientras ejercía como presidente de la Gran Colombia. En el libro Iconografía del Libertador de Enrique Uribe White se menciona que fueron un regalo del marqués de Lafayette.

¿Qué pasó con las pistolas luego de que Bolívar las recibió en 1825? ¿Cómo llegaron a Christie’s? Una posible respuesta, no corroborada por fuentes académicas, se encuentra en la reseña que da la casa de subastas sobre las armas.

En su página web aparece que Bolívar entregó las pistolas a José Ignacio París, su amigo personal, quien ocupó la Quinta de Bolívar de Bogotá tras la muerte del Libertador en 1830 en Santa Marta. Después, su hijo, Enrique París, las vendió a Enrique Grice. Según Christie’s, en 1889 ya aparecían reseñadas en una guía turística del alemán Karl Baedeker y eran un gran atractivo “para los visitantes del museo Real de los Servicios Unidos”, en Londres. Allí habrían estado hasta 1906. No se conoce la fecha, pero se reseña que luego fueron adquiridas por Goodwin Renwick, uno de los mayores coleccionistas del siglo XX.

Tras su muerte, las armas fueron vendidas por Sontheby’s a Clay P. Bedford, un petrolero de Estados Unidos fallecido en 1991. Luego pasaron a una colección privada en América Latina y después a una estadounidense, su actual dueña. 

Las pistolas del Libertador que entrarán en subasta no son las únicas que se han vendido. En 2004, Christie’s vendió en 1,6 millones de dólares otro par. El comprador fue el empresario Wilmer Ruperti, quien las entregó en 2012 a Hugo Chávez. 

En 1988, un lote de medallas, vajillas y cubiertos fue vendido por descendientes de Bolívar al BCV. El gobierno de Jaime Lusinchi negoció los objetos por 2,9 millones de dólares.