• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La memoria del índigo tiñe el Taller Morera

Dávila y Portillo destacan la conexión del índigo con la naturaleza. A pesar del título de la muestra, no todas las piezas exhibidas son azules | Foto: Cortesía Sala TAC

Dávila y Portillo destacan la conexión del índigo con la naturaleza. A pesar del título de la muestra, no todas las piezas exhibidas son azules | Foto: Cortesía Sala TAC

La tintura de los jeans fue, hace varios siglos, producto de exportación. Dos artistas merideños le siguen la pista por el mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En el siglo XXI resulta inimaginable pensar que en el pasado la gente no podía vestirse del color que quería, sino del que podían pagar. Quienes vivieron durante la Edad Media y no tenían un origen noble llevaban ropa elaborada con las tinturas más baratas. Una de las más comunes era el azul índigo, el eje de la muestra de arte textil que presentan María Eugenia Dávila y Eduardo Portillo, integrantes del Taller Morera.

Los dos artistas han desarrollado su propuesta en torno a los materiales naturales y las tinturas desde hace casi 30 años, en el taller ubicado en la Pedregosa Alta, en las afueras de Mérida. De allí salieron las 16 piezas de pared que exhibirán a partir de hoy en la Sala TAC.

Las creaciones fueron elaboradas en hilos de seda (ambos crían los gusanos), algodón, lana y fibras con moriche, chiquichique y curagua, entre otros. “Cada uno tiene características especiales y únicas, y su origen también es muy relevante. Por ejemplo, trabajamos el moriche, que vamos a buscar al delta del Orinoco. Nos interesa que los materiales viajen junto con la obra, que ésta se encuentre imbuida en el medio ambiente de donde proviene cada fibra, que el tejido transmita ese pedazo de geografía”, dice Dávila.

Desde hace una década, la pareja de artistas experimenta con las tinturas y desplazamientos. Inspirados por el libro Índigo de Jenny Balfour Paul, recorrieron Tailandia, la India y México. Se familiarizaron con la planta de la que se extrae el color y descubrieron que ésta se daba en el país de forma silvestre. “Fue producto de exportación en el siglo XIX. Ya no queda memoria del índigo, pero queremos destacar esa relación de la tonalidad con la naturaleza. Para los andinos el azul está en el cielo; otros lo ven en el mar”, concluye Dávila.

Azul índigo

Obras de María Eugenia Dávila y Eduardo Portillo

Inauguración: hoy, 7:00 pm

Sala TAC, Trasnocho Cultural, Paseo Las Mercedes

Horario: martes a sábado de 10:00 am a 9:00 pm; domingo y feriado, de 1:00 pm a 9:00 pm

Entrada libre