• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las mariposas de Pizzani resurgen en la Sala Mendoza

Foto NELSON CASTRO

Foto NELSON CASTRO

En El adorador de la imagen la creadora continúa con su investigación sobre el ciclo de la vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las mariposas de Lucía Pizzani abandonaron sus capullos y volaron del invernadero de la Oficina #1 a la Sala Mendoza de la Universidad Metropolitana. Allí, en un espacio más amplio, completarán otro ciclo de vida en El adorador de la imagen.   

La individual continúa con el proyecto de Mariposario, que expone hasta el domingo en la galería del Centro de Arte Los Galpones. Parte de la nueva propuesta la desarrolló el año pasado, durante una residencia en el Centro de Producción e Investigación en Artes Visuales Hangar, en Barcelona, España. La muestra es además el cierre de una investigación de dos años y medio en torno a la mariposa como símbolo de cambio y adaptación.

Las dimensiones de la Sala Mendoza le permitieron desarrollar el tema a través de recursos distintos a la cerámica. Ahora lo explora con telas, videos, ferrotipos y hasta dibujos. Ella misma se convierte en un lepidóptero de alas negras: el resultado se despliega en una fotografía de gran tamaño y en un audiovisual, que se encuentran casi al final del recorrido. Antes el visitante disfrutará de la metamorfosis. En la entrada, fichas pegadas en la pared lo reciben. En ellas se leen citas literarias de Yolanda Pantin, Eugenio Montejo y Juan Antonio Masoliver, entre otros a los que –como ella– les ha interesado el proceso de la metamorfosis. Las frases están ubicadas al lado de cinco capullos de dimensiones humanas, elaborados con telas africanas. Son una especie de esculturas textiles que parecieran contener cuerpos, como si dentro de ellos hubiera algo que está a punto de nacer, casi en el mismo instante en el que el espectador los mira.

Los mismos trajes vistieron a personajes anónimos que protagonizan otro de los videos expuestos: Las cáscaras. “Hay toda una narrativa de estas mujeres orugas que están en un bosque, que salen de una cueva, después de que pasan por una mutación; pero lo que ocurre es que desaparecen y quedan los restos. Ya ellas no están ahí, sea por la muerte, la transformación, la metamorfosis”, expresa Pizzani.

La visita continúa con un audiovisual en el que aparece la pieza con la que nació el proyecto, De la desconocida del Sena y otras Ofelias, y con la que ganó la XII edición del Premio Eugenio Mendoza. El video muestra cómo de la boca de la mujer sale una mariposa negra.

“Ese rostro se volvió un ícono. El escritor inglés Richard Le Gallienne se inspiró en ella para redactar El adorador de la imagen. Me apropié de las últimas líneas de ese libro para desarrollar el cuerpo de trabajo. Esa parte dice que un hombre estaba tan obsesionado con la máscara que incluso había dejado a su familia. Cuando por fin cobra vida, ella abre los ojos y de su boca sale una mariposa con el rostro de la muerte”, explica la artista residenciada en Londres, donde expondrá la individual en mayo.

A partir de esa obra, Pizzani revisó la concepción de la mariposa. Por ello trabajó con ferrotipos y la imagen de Loie Fuller, una bailarina de principios del siglo XX que se hizo famosa por el baile de la mariposa.

 

El adorador de la imagen
Sala Mendoza, edificio Eugenio Mendoza Goiticoa, Universidad Metropolitana, Terrazas del Ávila
Inauguración el domingo, 11:00 am
Entrada libre