• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las maracas se agitarán entre lo orgánico y lo sintético

El maraquero ha tocado en el proyecto Rock & MAU y en agrupaciones como Los Sinvergüenzas y Arcano | Cortesía Hannah Deveraux

El maraquero ha tocado en el proyecto Rock & MAU y en agrupaciones como Los Sinvergüenzas y Arcano | Cortesía Hannah Deveraux

El artista, que participó en el programa de intercambio OneBeat, mostrará en Los Galpones una propuesta que ya pasó por ciudades como Nueva York y Lima

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Manuel Rangel había estudiado las maracas desde la mirada tradicional, pero siempre con la osadía de maestros como Juan Ernesto Laya, miembro de Ensamble Gurrufío, que llevaron las semillas de capacho a un territorio contemporáneo, lejos de las fronteras de la música llanera. Su visión del instrumento se amplió gracias a un proyecto llamado El Nenegro Juan Manuel, que reunió a percusionistas dispuestos a combinar lo electrónico con lo orgánico, lo concreto con lo abstracto.

La semilla de aquel experimento se sembró cuando Diego “el Negro” Álvarez y Carlos “Nené” Quintero se juntaron, para acompañar al cantante Iván García en España, con el baterista Juan Rodríguez Berbín, quien ha sido el gran colaborador de Rangel en la concepción de Maracas, guitarra & electrónica, performance que presentará mañana en el Centro de Arte Los Galpones.

El artista, que curiosamente es formado en guitarra clásica en el Conservatorio de Barquisimeto, abre las puertas de un laboratorio de artesanía sonora. “Una cronología musical desde lo terrenal hasta lo espacial”, señala el performer, que graba fragmentos in situ, se apoya en voces de personajes como Morella Muñoz y Mahatma Gandhi, procesa el sonido y usa loops para construir bases sobre las que toca la guitarra. Es un recorrido, sin interrupciones, que puede durar entre 45 minutos y una hora, en la que son proyectadas imágenes que expresan visualmente lo que está sonando.

Las maracas, que desnudas ofrecen montones de posibilidades rítmicas, cuando son procesadas pueden construir cualquier tipo de texturas y atmósferas. Allí Rangel las muestra desprovistas de artificios y también las interviene para generar otros efectos. La idea, que surgió tras El Nenegro Juan Manuel, fue presentada en ciudades como Nueva York, Lima y Madrid. Y tras su experiencia en el programa OneBeat, que le permitió compartir durante todo septiembre con músicos de diferentes nacionalidades, vertientes e instrumentos, se depuró aún más. “Estando en Estados Unidos, lo presenté en un planetario de Chapel Hill (Carolina del Norte). La gente veía las estrellas y oía la música en vivo. Me di cuenta de la conexión. No había protagonismo ni en lo que yo hacía ni en las imágenes. Lo importante era precisamente la relación entre lo que escuchaban y lo que veían”.  

Rangel editó un disco titulado Instinto en 2008. En él, que lo mostró como guitarrista, grabaron personalidades como la cantante Cecilia Todd, el contrabajista David “el Zancudo” Peña y el vibrafonista Alfredo Naranjo. Pero el larense sería conocido posteriormente como uno de los mejores maraqueros. Tras ganar el festival El Silbón de Oro 2005, en Guanare, se había dedicado a estudiar la percusión con más seriedad, lo cual le permitió ser parte del ensamble Kapicúa, tocar con Los Sinvergüenzas y pertenecer a la nueva formación de Arcano. Ha compartido con el trompetista Francisco “Pacho” Flores, el cuatrista Edward Ramírez (C4 Trío), el guitarrista Aquiles Báez y el proyecto de los contrabajistas Roberto Koch y Gonzalo Teppa.


Manuel Rangel: Maracas, guitarra & electrónica

Mañana, 8:30 pm

Galpón 17, Centro de Arte Los Galpones, Los Chorros

Entrada: 120 bolívares

Información: www.centrodeartelosgalpones.com