• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La mafia en la patria del calvados

De Niro interpreta a Giovanni Manzoni, mafioso ítalo-estadounidense retirado a una anónima vida familiar en la Francia más alejada | Foto Archivo

De Niro interpreta a Giovanni Manzoni, mafioso ítalo-estadounidense retirado a una anónima vida familiar en la Francia más alejada | Foto Archivo

En una reincidente pero no menos grata parodia de sí mismo, Robert De Niro se refugia de la vendetta junto a Una familia peligrosa en la ya no más bucólica Normandía 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Robert De Niro ha intervenido en 92 películas y por lo menos en 54 de ellas apareció, o se parodió a sí mismo, como mafioso, maleante, policía u otra figura intimidante. Pero pocas veces tuvo que exigir respeto a un enemigo tan formidable como en Una familia peligrosa: la burocracia francesa.

La incompetencia de las autoridades del perdido pueblo normando de Cholong-sur-Avre para transparentar las aguas marrones que salen de su grifo hará volver a su naturaleza de siempre a Giovanni Manzoni, mafioso ítalo-estadounidense retirado a una anónima vida familiar en la Francia más alejada de las postales de la torre Eiffel o las playas de la Costa Azul.

Luc Besson, el más poderoso eslabón entre el cine francés contemporáneo y Hollywood, y en años recientes algo desapegado de las labores de director, trabajó por primera vez con su ídolo De Niro cuando lo invitó a ser una de las voces de su aventura parcialmente animada Arthur y los Minimoys (2006).

Una familia peligrosa, que contó entre sus financistas con Martin Scorsese, es el guiño en vida del también productor y guionista Besson al actor neoyorquino de 70 años de edad, quien no por haberse burlado ya de sus papeles serios de mafioso en otras comedias como Analízame (2000) es menos divertido aquí, en una película de humor cultural que juega con los estereotipos de franceses, estadounidenses e italianos con chistes sobre la invasión de McDonald’s, el calvados (brandy de manzana), el exceso de mantequilla o la pasta con el toque de la nonna.

El "Padrino" del liceo. Don Manzoni, de los carteles criminales de Brooklyn, acepta colaborar con el FBI y se somete a un programa de protección de testigos. Bajo el mortificado cuidado del agente Stansfield (Tommy Lee Jones), desembarca en Normandía, lejos de la vendetta del sicariato neoyorquino, junto a su querida familia: su esposa, la ferviente católica y hábil explosivista Maggie (nada menos que Michelle Pfeiffer), y sus dos hijos, la apasionada y en absoluto indefensa Belle (Dianna Agron), de 17 años de edad, y Warren (John D’Leo), una especie de Michael Corleone preadolescente que, con su red colegial de negociación, compensa lo que no tiene de tamaño.

Sin ser el trabajo más inspirado de Besson (París, 1954), el exesposo fugaz de su musa Milla Jovovich catapultado internacionalmente gracias a Azul profundo (1998) y Nikita (1990), Una familia peligrosa sobresale por su enérgico montaje y tiene unas cuantas escenas para el lucimiento formal de su director. Como aquella en la que una página del periódico escolar de Cholong-sur-Avre para el que escribe Warren llega, a través de inimaginables caminos trasatlánticos, hasta las manos del archienemigo de Giovanni y “pran” que maneja los hilos del crimen desde un penal neoyorquino, don Lucchese (Stan Carp).

Quizás la que más hace tambalear a Una familia peligrosa, paradójicamente, es Pfeiffer, cuyo papel era clave, aunque nunca consigue el tono adecuado para fundirse dentro de la comedia, acoplarse con De Niro o redondear un personaje creíble. Del otro lado, el filme de Besson se sostiene gracias al profesionalismo con silenciador de dignos herederos de Joe Pesci como Jon Freda.


Una familia peligrosa (The Family)

Comedia criminal. Francia, 2013

Director: Luc Besson

Reparto: Robert De Niro, Michelle Pfeiffer, Tommy Lee Jones, Dianna Agron y John D’Leo

Cines Paseo (Trasnocho Cultural) y circuitos Cinex y Cines Unidos