• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Ellos también lucharon contra el cáncer de mama

Lazo rosado para concientizar sobre el cáncer de mama

Lazo rosado para concientizar sobre el cáncer de mama

Aunque no la padecieron, John Fabio Bermúdez, Nelson Bocaranda y Daniela Kosan conocen en detalle el duro proceso que viven los pacientes. Los tres supieron mantenerse firmes al lado de sus familiares. Dicen que el diagnóstico los afectó a todos por igual, pero que salieron adelante gracias a su compromiso, fe y amor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Más allá de los tratamientos tradicionales, las mastectomías, las quimio y las radioterapias, las mujeres que han sufrido o sufren de cáncer de mama cuentan con el apoyo familiar. En la mayoría de los casos, los esposos y los hijos se convierten en fieles acompañantes, consejeros y hasta gerentes del hogar.

El periodista Nelson Bocaranda y el empresario del medio radial John Fabio Bermúdez lo vivieron junto con sus parejas, Bolivia Bocaranda y Eva Ekvall, respectivamente. La modelo y animadora Daniela Kosan acompañó en el trance a su madre, Carmen Montcourt. Hoy cuentan cómo les afectó el diagnóstico y cómo se aliaron para luchar contra la enfermedad.

“El cáncer no ataca a una persona sino a una familia entera. Y no solamente consume la vida de un ser querido sino la tuya propia, tus ahorros, tu energía. Todo. Es impresionante lo que puede hacer”, afirma Bermúdez.

Bocaranda recuerda que lo primero en lo que pensó cuando a su esposa la diagnosticaron fue en sus hijos. “Me sentí vulnerable cuando ella me contó que tenía un tumor. ¡Y con los muchachos chiquitos! Es muy duro, pero yo soy un hombre de mucho fervor cristiano. De entrada, comencé a buscar información por todos lados, a hablar con médicos”, cuenta.

Bermúdez coincide con Bocaranda. Asegura que la fe en Dios es tan importante como el apoyo de la pareja y el trabajo en equipo para superar cualquier prueba. “Así lo enfrentamos. Estábamos profundamente enamorados, acabábamos de tener una preciosa hija y el mundo se nos vino abajo. Siempre tratamos de manejar todas las decisiones en equipo, si no nos poníamos de acuerdo, negociábamos hasta alcanzar un término con el que nos sintiéramos cómodos ambos”.

Cuando se enteró de que su mamá había sido diagnosticada, Kosan entendió que su deber era apoyarla con ánimos y, sobre todo, con paciencia. “Me cambié el cassette. No quise asumirlo como una víctima. Como su hija me propuse que ella estuviera siempre distraída y renombramos las cosas. Cáncer era ‘c’, quimio era ‘renacer’, y así íbamos”.

El periodista sostiene que uno de los temas fundamentales es ayudar con los hijos y el hogar. También es importante, dice, que la mujer sienta que la enfermedad no va a afectar la relación de pareja.


John Fabio Bermúdez

Empresario

Viudo de Eva Ekvall, Miss Venezuela 2000

Mi recomendación para las parejas es fuerza y fe, que nunca abandonen a sus mujeres, que Dios sabrá cómo compensarlos. Acompáñenlas, por sus hijos. Crean mucho en sus médicos, sigan los protocolos, cumplan las indicaciones estrictamente. El cáncer es feo, pero en equipo se pude superar. Lo logramos en una primera etapa, aunque en la segunda Dios no quiso que fuera así. Nuestra lucha en equipo nos dio satisfacciones. La fuerza del amor es importante, más que cualquier quimio o radioterapia. La fe y el amor son complementos importantísimos para luchar contra el cáncer.


Nelson Bocaranda

Periodista

Esposo de Bolivia Bocaranda, fundadora de Senosayuda

La pareja tiene que estar ahí, al lado de la mujer, en esos momentos en los que se afecta su feminidad: no tener un seno, perder el cabello, ver cómo cambia su apariencia. Hay que apoyarlas en eso y con los hijos, porque lo primero que piensan es en ellos. Son momentos claves y ellas deben sentir que uno está a su lado pase lo que pase y que se está haciendo cargo de la familia. Hay que acompañarlas en todo. Hay que sacar fuerzas de donde uno no tiene para también apoyar a los hijos.


Daniela Kosan

Animadora

Hija de Carmen Montcourt

Uno tiene que tener fortaleza, así te estés derrumbando. Tienes que demostrarles que el cáncer no siempre es sinónimo de muerte porque juntos van a librar la batalla. Hay que aprender de la enfermedad, dejar el papel de víctima y comenzar a ser aprendiz. Hay que animarlos, pero sin presionarlos. No hay que hacerlos sentir culpables por sus dolencias. Hay que respetar sus espacios, sus decisiones. Acompañarlos. Hay que distraerlos lo más posible para que no tengan pensamientos negativos.