• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La literatura premió la polémica

El escritor chino Mo Yan / AFP

El escritor chino Mo Yan / AFP

Varios galardones coparon las noticias de la segunda mitad de 2012 al ser cuestionados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Parece que este año, más que en otros, hubo problemas con casi todos los premios adjudicados a los escritores. En los últimos meses fueron reseñadas las polémicas generadas por los anuncios de los premios Nobel de Literatura y el de Lenguas Romances, otorgado por la Universidad de Guadalajara en la Feria Internacional del Libro de esa ciudad. El primero lo recibió el autor chino Mo Yan, incómodo en los círculos literarios por ser contemporizador con el régimen autoritario de su país, y el segundo Alfredo Bryce Echenique, acusado del plagio de 16 artículos periodísticos.

La crítica a Mo Yan llegó a concretarse en una carta abierta que pide al comité sueco que reconsidere su decisión. En esta misiva figuran las firmas de importantes autores europeos como Herta Müller, que se llevó este galardón en 2009. “Este premio es una cachetada en la cara”, dijo la autora alemana de origen rumano a principios de octubre, cuando se supo el fallo del jurado.

Las críticas contra el autor peruano venían desde los defensores de la ética profesional. “El delito de Bryce contra los derechos de autor ya fue sancionado en tribunales. Otro jurado, el del Premio FIL, decidió que esto no afectaba su valoración. Me parece un error inaceptable. (…) La FIL está asociada con la Universidad de Guadalajara. En toda institución académica el peor delito es copiar. ¿Qué mensaje se le manda a los alumnos –en especial a los de periodismo– con este galardón? Un mensaje cínico: ‘Copien, muchachos, que eso no les impedirá recibir 150.000 dólares’”, escribió Juan Villoro en su columna del diario mexicano Reforma, en la misma que pedía que la universidad no le entregara el premio. Al final, las autoridades del concurso decidieron dárselo al autor de Un mundo para Julius (1974) pero en su casa, para evitar su presencia en Guadalajara durante la celebración de la vigésimo sexta edición de la FIL.

El colombiano Héctor Abad Faciolince, también en una columna de opinión –publicada en Colombia y reproducida en el portal venezolano Prodavinci.com–, se refiere al mismo caso. Escribe también del recientemente creado Premio Internacional Carlos Fuentes, adjudicado por el Consejo Nacional para las Artes y la Cultura de México: “También un premio que nace quiere hacerse con un nombre importante la primera vez que se entrega, de modo que ese nombre le sirva como padrino de bautismo (…) Es lo que acaba de ocurrirle a Mario Vargas Llosa, a quien sorprendieron con un premio –inútil para él– que no le añade nada a su carrera de escritor: el recién creado Premio Carlos Fuentes de Literatura. Aceptarlo era absurdo, pero no aceptarlo habría sido un desaire al viejo amigo. En esta sin salida, Vargas Llosa prefirió el absurdo al desdén”.

En España también los galardones fueron motivos de controversia. Este año, el Premio Nacional de Narrativa de ese país se le otorgó a la novela Los enamoramientos de Javier Marías, quien lo rechazó. “He querido mantener la independencia y no participar en las polémicas que acarrean tanto las invitaciones (Instituto Cervantes, Ministerio de Cultura, etc.) como los premios”, señaló en rueda de prensa el autor.

Hablar en inglés

La situación de los premios literarios en Estados Unidos no fue distinta, pues por primera vez en años la categoría Ficción del Pulitzer quedó desierta, a pesar de que los tres nominados eran David Foster Wallace con la novela The Pale King, Karen Rusell y Denis Johnson.

La afinidad entre este país y los territorios de la letra “ñ” se hizo evidente hace pocos meses cuando se supo que el Premio Príncipe de Asturias de Literatura sería adjudicado a Phillip Roth. Lástima que el escritor nacido en Nueva Jersey en 1933 declaró que ya no escribirá más.