• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Una lectura del retrato venezolano

La exposición está integrada por obras de diferentes períodos del arte venezolano entre los siglos XIX y XXI. En todas las piezas, pertenecientes a la Colección Mercantil, se representa la figura humana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La representación del ser humano ha sido una obsesión del arte universal, desde las esculturas de la Antigua Grecia y las pinturas de héroes independentistas hasta los retratos y los dibujos del movimiento gestual. Ello ha permitido el registro de una memoria colectiva sobre lo que fuimos y lo que somos.

Los artistas venezolanos también han recreado de maneras distintas al hombre a través de retratos, a veces figurativos y otras más abstractos. El Espacio Mercantil hace una lectura de cómo han variado esas representaciones a través de obras pertenecientes a su colección privada elaboradas entre los siglos XIX y XXI. La muestra está integrada por 88 piezas de 44 creadores.

La curaduría de Tahía Rivero, Emilio Narciso y Juan Noguera lleva al espectador del interior del ser humano hacia su exterior. El recorrido de la exposición empieza con obras en las que los artistas hablan de los pensamientos e ideas, reunidas en una sección denominada Modelos y creencias; y finaliza con un repaso de la apariencia física y la anatomía en un núcleo llamado Formas y conductas.

Esas secciones están al mismo tiempo subdivididas. La primera parte de Modelos y creencias, por ejemplo, está constituida por “Formas de lo intangible”, con piezas que aluden a la psique y a la reflexión del yo. Tres obras de Héctor Fuenmayor, en las que trabaja el frottage con imágenes de las iconografías cristiana y oriental, conviven con un autorretrato de Marisol Escobar de 1972, en el que revisa su identidad a través objetos votivos.

Allí también se encuentra un rostro elaborado por Jorge Pizzani con la técnica del action painting, que hizo en 2005 en el patio de la Galería Nacional y con el que los visitantes pueden confrontarse.

Otra sección de la muestra, “Tiempo de ocio”, reúne más retratos pero desde la perspectiva del juego. Se destacan una maqueta de Francisco Narváez de su escultura Ronda, Where Is Waldo? de Carlos Julio Molina y una serie de fotos hechas por Victoriano de los Ríos a Armando Reverón en El Castillete.

El subnúcleo “Ideal reconocible” está integrado por obras sobre el estudio del cuerpo humano. Hay dibujos de un hombre y una mujer elaborados por Alejandro Otero, una imagen de un torso de un muñeco Ken de Mauricio Lupini, la pieza Adán y Eva de Luis Romero y una serie fotográfica de Amalia Caputo en la que juega con la ambigüedad entre el hombre y la mujer.

La segunda parte de la exhibición, Formas y conductas, muestra el mundo reconocible. Está constituida por “Íconos del poder”, que agrupa representaciones de personas reales asociadas a los círculos del poder, como los retratos de Simón Bolívar y José Antonio Páez; e “Identidad y alteridad”, con pinturas hechas a diferentes personas, desde los burgueses que retrató Lewis Brian Adams hasta los dibujos del campesino y del hombre común que hizo Manuel Ovalles.

También se encuentra “Inventarios de género”, que reúne obras que hablan de las clasificaciones sociales desde la época de la Colonia -por raza- hasta la contemporánea -por clase económica o grupo religioso-. Se expone, por ejemplo, Cabeza de negra de Narváez. La muestra concluye con “Rutina y trabajo”, que agrupa piezas que cuentan cómo los trabajos y las actividades sociales determinan el papel que cada quien desempeña.

 

Álter-ego. Lecturas del retrato. Colección Mercantil

Espacio Mercantil, edificio Panaven, avenida San Juan Bosco con tercera transversal de Altamira

Inauguración el domingo, 11:00 am

Horario: martes a viernes, de 9:00 am a 4:30 pm

Entrada libre

Clausura: marzo de 2014