• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El ladrón de Monna Lisa roba sonrisas al público

13 actores interpretan a 50 personajes y cada uno requiere cambio completo de vestuario | FOTO MANUEL SARDÁ

13 actores interpretan a 50 personajes y cada uno requiere cambio completo de vestuario | FOTO MANUEL SARDÁ

La obra narra cómo Sigmund Freud y Camille Saint-Saëns van tras la pista del hombre que hurtó la pintura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luigi Sciamanna es el autor intelectual de un robo que se volvió comedia. El hurto de Monna Lisa es el motivo por el cual varios personajes históricos —que no compartieron tiempo ni espacio en la vida real— terminan involucrados en las averiguaciones del caso de la desaparición de la pintura de Leonardo da Vinci.

La pieza completa la tetralogía acerca de obras del Renacimiento que el director comenzó con La novia del gigante y siguió con El gigante de mármol y 400 sacos de arena. A diferencia de sus predecesoras, esta es la única comedia del conjunto, además de ser la más costosa y ambiciosa.

Un pregonero anuncia que sobre las paredes del Louvre ya no se encuentra Monna Lisa. Alguien la robó durante la noche y para averiguarlo se unirán dos figuras de la ciencia y la música: Sigmund Freud y Camille Saint-Saëns.

El médico utiliza sus teorías del psicoanálisis para explicar todas y cada una de las pistas que lo acercan al culpable del hurto. Es un egocéntrico que con sentido del humor deja en ridículo a su asistente, Saint-Saëns, que es presentado como un homosexual reprimido y algo torpe.

Ambos se toparán con personajes históricos que son sospechosos, cómplices y testigos del caso: Pablo Picasso, quien en la vida real estuvo detenido un par de horas; Francesco Baracca, un piloto italiano de principios del siglo XX; Jean Mounet-Sully, un actor de la época con el que Sciamanna le hace un homenaje a Fernando Gómez.

Freud se basa en la teoría de que Da Vinci dejó colar en sus obras la ausencia de su madre y por eso la sonrisa de Monna Lisa es maternal. Partiendo de esta hipótesis, el principal sospechoso refugiaría sus carencias afectivas con el cuadro.

El elenco de 13 actores interpreta a más de 50 personajes. Participan Armando Cabrera, Jorge Palacios, Wilfredo Cisneros, Gerardo Soto, Marco Alcalá, Pastor Oviedo, Christopher Peinado, Luis Sarmiento, Rafael Carrillo, Homero Díaz, Carlos Sánchez Torrealba, Roberta Zanchi y Sheila Monterola, quien interpreta a uno de los personajes más hilarantes de la obra, una Mata Hari con un peculiar acento venezolano que nadie entiende, pues sus referencias son muy actuales para la época.

Los personajes tienen conciencia de estar en una obra teatral. Culpan al director de algunas incoherencias, bromean con su gentilicio e incluso lo hacen responsable de que la obra sea demasiado larga. “¿Cuánto falta para el intermedio?”, dice uno de los actores de la pieza que dura 4 horas, con 15 minutos de receso.

A pesar de ser una comedia inteligente, con chistes cargados de referencias culturales e históricas, buena parte de la comicidad de la obra recae en la representación caricaturesca de homosexuales.

Es una pieza ideada para ser llevada al cine. La cantidad de cambios de vestuario y la solidez del texto así lo confirman. Esa fue la idea que tuvo Sciamanna desde el momento en que escribió el guión, el primero que desencadenó toda su tetralogía.


Monna Lisa
Asociación Cultural Humboldt, San Bernardino
Funciones: sábado y domingo, 3:00 pm
Entrada: 450 bolívares