• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Una joven trompeta con un trío de lujo

Gerald Chacón | Foto: Alexandra Blanco

Gerald Chacón | Foto: Alexandra Blanco

El músico, integrante de la Sinfónica Simón Bolívar, presentará su primer disco, titulado My Favorite Standards, dedicado al jazz y grabado en compañía de Andrés Briceño, Gerardo Chacón y Luis Perdomo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un trío de fábula solía animar las noches en Juan Sebastian Bar, local de referencia del jazz en Caracas, a finales de los años ochenta y principios de los noventa. Lo integraban el baterista Andrés Briceño, el bajista Gerardo Chacón y el pianista Luis Perdomo. Casi 20 años después, el 28 de diciembre de 2011, los músicos se reencontraron para unas sesiones de grabación: el resultado fue el primer trabajo como solista del trompetista Gerald “Chipi” Chacón, My Favorite Standards.

Chipi Chacón, miembro de la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, fue influenciado por el género desde la infancia, aunque jamás había mostrado al público esa faceta. Gracias a su padre, las melodías de John Coltrane y Miles Davis no fueron jamás especies extrañas en su formación, y eso quedó demostrado en un álbum de nueve piezas.

“La primera toma siempre es la mejor”, dice el trompetista sin titubeos. Los músicos se reunieron en Serena Studios –la casa de Morella Muñoz– y, en vivo, como se hacen los verdaderos discos de jazz, cumplieron la misión entre las 11:00 am y las 6:00 pm, justo un día antes de que Perdomo regresara a Nueva York, donde se estableció desde que ganó una beca de la Manhattan School of Music.

“Fue una experiencia extraordinaria tocar con esos maestros, que son tan maduros –cuenta Chacón–. Lo cómico es que en el momento estás concentrado y todo pasa rápido. Después fue que pude vacilar con calma, cuando escuché lo que habíamos grabado. Cuando tocas con gente no tan buena, no te entusiasmas, pero cuando estás con gente de gran nivel, lo haces muchísimo mejor. Allí hubo magia. La mezcla sonaba bien, aun sin los ajustes de rigor”.

Chacón también es integrante del Ensamble de Metales de Venezuela, una agrupación que en ciertos países europeos podría ser incluso más popular que la Sinfónica Simón Bolívar y que editó un disco con el sello EMI Classics. Sus tres trompetas, administradas de acuerdo con el compromiso que se presente, pueden pasar de una sinfonía de Joseph Haydn a una salsa brava, de una pieza pop a un merenguetón, o de una composición de Alberto Naranjo a una cuña televisiva. 

“Hay que meterse en el papel. Hay que ajustarlo todo para alcanzar ese sonido. Hace poco, cuando llevamos la Cantata criolla al Carnegie Hall con la orquesta (y Gustavo Dudamel), tocamos La noche de los mayas de (Silvestre) Revueltas y yo iba mentalizado a eso. Y luego en la noche me invitaron a un club de jazz, en el que no pensaba en nada sino en descargar”.

My Favorite Standards, cuya ceremonia de bautizo se realizará este año a pesar de que los ejemplares del disco están en manos del artista desde finales de 2012, incluyó temas originales de trompetistas como “Up Jumped Spring” de Freddie Hubbard, “Blue Bossa” de Kenny Dorhan y “Joy Spring” de Clifford Brown. También grabaron “Dolphin Dance” y “The Eye of the Hurricane” de Herbie Hancock y una canción que su padre y colega, Gerardo Chacón, escribió especialmente para el álbum, “Valle Seco Blues”, construida sobre la forma más básica del género.