• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La otra isla de Suniaga será llevada a la gran pantalla

Francisco Suniaga | Foto: Manuel Sardá

Francisco Suniaga | Foto: Manuel Sardá

La productora del cineasta Marcel Rasquin dispone de los derechos, aunque a corto plazo no estarán sueltos los gallos de pelea

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La noticia se escuchó en el programa Penzini al Cuadrado, en Éxitos 99.9 FM. Todavía es como un aguacate que no ha llegado a su punto, pero al menos hay una certeza: La otra isla (2005), la primera y una de las mejores novelas del neoespartano Francisco Suniaga, será llevada al cine, y en el proyecto está involucrado Marcel Rasquin (el director de Hermano) y su socio Joe Torres, que compró los derechos.

“Lo único que puedo decir es que es cierto: será la primera vez que lleven a la gran pantalla un libro de mi autoría y confío plenamente en el talento de ellos para trasladarlo, obviamente con los requeridos cambios, al lenguaje cinematográfico”, confirmó Suniaga.

“Eso está en etapa embrionaria, falta mucho para que sea noticia”, se excusó Rasquin, que actualmente trabaja en Estados Unidos en otro de sus proyectos (un filme de suspenso hablado en inglés, informó en agosto). En las tablas, también dirigió recientemente la pieza Sexo.

Suniaga indicó que existe un plazo de tres años para hacer valer los derechos y que el fotógrafo, productor y director Rolando Loewenstein se interesó previamente en la adaptación. La otra isla, cuyo título alude a la Margarita menos conocida (“el único lugar del planeta donde todos mandan y nadie obedece”), muestra la historia de Wolfgang Kreutzer, simplificado a “Gorfan” por los lugareños, un turista alemán seducido por el paisaje neoespartano que se sumerge en el submundo de las peleas de gallos.

“Ni siquiera imaginé que La otra isla tendría relevancia como novela, mucho menos que sería convertida en película. Soy un gran amante del cine: en mi infancia en Margarita, constituía la única ventana al mundo. Admiro, en particular, el cine italiano de los años setenta y filmes como Amarcord y La noche de Varennes. Alguna gente me ha dicho que mis novelas son cinematográficas. En todo caso no siento ningún tipo de temor de que mi obra sea adaptada por cineastas talentosos”, insistió Suniaga.