• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La inocencia infantil esconde un arma en contra de los abusos de poder

La propuesta artística trata de confrontar elementos contemporáneos e históricos | FOTO WILLIAM DUMONT

La propuesta artística trata de confrontar elementos contemporáneos e históricos | FOTO WILLIAM DUMONT

La obra de Andrés Eloy Blanco regresa con la dirección de Orlando Arocha para hablar de las luchas estudiantiles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Andrés Eloy Blanco fue el autor de historias sin fecha de vencimiento. Los abusos de poder, la represión estudiantil y el autoritarismo son el eje de muchas de sus obras, cuyas tramas han calzado a la medida del gobierno de turno. Más de 80 años después de haber sido escrita, regresa con la misma vigencia El pie de la Virgen, dirigida por Orlando Arocha.

Pizarrones llenos de consignas sirven como escudo a un grupo de estudiantes que se encuentran en medio de la selva. Los jóvenes trazan un plan para rescatar a Doña Ana, precursora de la libertad.

A todos los persigue Topón, una sátira del dictador Juan Vicente Gómez que intentará atrapar a los muchachos junto con Los Malucos, un ejército que no cuestiona sus órdenes.

El grupo de estudiantes, liderado por Cabeza Azul, deberá llegar hasta el templo de la Virgen para que les dé las directrices que acabarán con los abusos de poder.

“¿Cómo los estudiantes de hoy en día se enfrentarían con un Juan Vicente Gómez? Desde allí construimos toda la iconografía”, señala Arocha.

La obra está cargada de muchas metáforas. De hecho, su estética hace pensar que se trata de una obra para niños. Y así fue promocionada en el reciente Festival de Teatro de Caracas, por lo cual tuvieron que suprimir una escena de desnudo y algunos pasajes.

“No es una obra infantil, es sobre la infancia. Desde ese mundo se construye una trama político-poética para revisarnos como sociedad. Se dice que el venezolano no tiene memoria, pero contar este tipo de historias hace que podamos construirla y contrastar la vigencia de cosas que pasaron hace casi un siglo”, agrega el director, que no está de acuerdo con quienes piensan que la obra incita al magnicidio. “El teatro no es masivo, pero su carácter de asamblea no le gusta a los políticos”, dice.

La pieza, que se presentó por primera vez hace dos décadas, se estrena el sábado a las 3:00 pm en La Caja de Fósforos, que cumple dos años de fundado. “La celebración incluye la obra El hombre almohada y varios talleres. También queremos montar una sobre la esclavitud femenina. Solo esperamos por el visto bueno de la historiadora Inés Quintero”.