• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El indio, verdadero centro de El Llanero Solitario

“Mediante el truco de aprovecharnos de todos los clichés que se han utilizado en Hollywood sobre los pueblos aborígenes, precisamente podemos despertar conciencia sobre culturas que fueron exterminadas y calificadas de salvajes”. Johnny Depp, Intérprete de Toro, en el diario argentino <i>La Nación

“Mediante el truco de aprovecharnos de todos los clichés que se han utilizado en Hollywood sobre los pueblos aborígenes, precisamente podemos despertar conciencia sobre culturas que fueron exterminadas y calificadas de salvajes”. Johnny Depp, Intérprete de Toro, en el diario argentino La Nación

Además de recordatorio del intento de resucitar el trueque en pleno siglo XXI, el Toro de Johnny Depp asalta los cines venezolanos con un debate apasionante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Odiada por los profesores de castellano, la serie de televisión El Llanero Solitario (1949-1957) puso de moda la manera en que presuntamente hablaban los habitantes originales de Estados Unidos: “Toro cazar, pescar, hacer comida, coser ropa y estar despierto en noche para escuchar enemigos por Kemosabe”, bromeó en una ocasión el fallecido intérprete Jay Silverheels (originario de la etnia Mohawk) acerca de su servilismo con respecto al enmascarado protagonista blanco.

Su nombre original en la ficción en inglés, de hecho, era “Tonto”. En aquella época, sin embargo, representaba prácticamente la única voz en los medios de comunicación de una población casi totalmente exterminada.

Además de que le recordará a los venezolanos el experimento de resucitar la economía del trueque en pleno siglo XXI, el Toro interpretado por Johnny Depp en la adaptación cinematográfica de Disney, más de medio siglo después, despierta inquietudes diferentes en un contexto más sensibilizado. Con frecuencia, fastidiosamente hipersensible.

El Llanero Solitario de 2013 ha sido célebre, sobre todo, por sus números en rojo en la taquilla de Estados Unidos, aunque quizás no debería ser despachada rápidamente. A pesar de que dirigió el grueso de la exitosa saga Piratas del Caribe, su realizador, Gore Verbinski, nunca ha sido sencillo de analizar.

Un desastre intencional

La interpretación de Armie Hammer (el de los morochos Winklevoss en La red social) como el Llanero enmascarado es tan torpe y poco atractiva que queda la impresión de que se trata de algo totalmente intencional para resaltar al Toro de Johnny Depp como auténtico protagonista. Además, El Llanero Solitario muestra de manera gráfica el exterminio de los habitantes precolombinos: metralletas contra flechas.

Una de las polémicas sobre El Llanero Solitario es que Depp no es de raza aborigen (el actor asegura que sí tiene sangre de pueblos originarios, aunque no es capaz de precisar siquiera la etnia exacta). Punto secundario: la actuación consiste, precisamente, en recrear lo que no se es. Según ese criterio, por ejemplo, Hilda Abrahamz nunca debió haber interpretado un transexual en la película venezolana Azul y no tan rosa.

El juicio de los especialistas en culturas ancestrales estadounidenses se divide. En la revista Time, la analista de medios de comunicación Adrienne Kenne equipara el maquillaje y el pájaro disecado en la cabeza de Depp con una especie de disfraz de Halloween: “Es un retroceso en todos los avances contra los estereotipos”. 

Otros le defienden. “Aunque Hollywood sigue mostrando a los aborígenes desde la perspectiva del blanco, de manera despectiva antes o condescendiente después como en Danza con lobos, esta caracterización de Johnny Depp es divertida y valiosa, porque muestra cómo su percepción del mundo está centrada en la espiritualidad, algo inimaginable en la serie de televisión de los años cincuenta”, indicó el antropólogo Harvey Markowitz, de la Universidad de Washington y Lee.

Markowitz considera que el hecho de que la película comience con Toro reducido a mera figurita de diorama de museo, que cobra vida para contarle su versión de los hechos a un niño con antifaz, cumple dos funciones: ilustra el papel clave de la tradición oral y denuncia cómo se ha arrinconado la cultura de los pueblos originarios para mantener tranquila la conciencia de sus colonizadores.

“El Toro de Depp se parece a nosotros, porque somos personas con humor”, salió al paso Wallace Coffey, líder de la comunidad Comanche, que dio su bendición al actor. Resta el juicio del espectador.


El Llanero Solitario

Título original: The Lone Ranger

Aventuras. Estados Unidos, 2013

Director: Gore Verbinski

Reparto: Johnny Depp, Armie Hammer, Helena Bonham Carter

2 horas y 29 minutos

Desde hoy en cines