• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Es importante hablar de lo que somos”

Juan Ignacio Avella | Foto: Cortesía

Juan Ignacio Avella | Foto: Cortesía

El cineasta busca financiamiento para filmar Bolichicos, historia inspirada en los negocios fraudulentos con divisas   

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Juan Ignacio Avella jamás pensó que escribir un guion inspirado en la realidad venezolana podría abrirle puertas foráneas. Hoy, sin embargo, celebra el éxito que ha tenido con Bolichicos, por el cual recibió en julio el Premio William J. Fadiman 2014 que otorga el American Film Institute Conservatory.

El guion premiado es un thriller que se desarrolla entre los años 2006 y 2008, que cuenta la historia de un joven codicioso de alta sociedad que recluta al hijo de la señora de servicio para llevar a cabo negocios fraudulentos con divisas. La idea de Avella era criticar la festejada picardía del venezolano y dejar de alguna manera documentados conceptos que para muchas personas extranjeras son poco comprensibles, como el control de cambio o el funcionamiento de Cadivi.

“Estudié Administración en la Universidad Metropolitana. Allí presencié muchos raspacupos, cadiveros, personas jóvenes de entre 20 y 21 años de edad que estaban haciendo cientos de miles de dólares a punta de fraudes. Tenían aviones privados y se iban para las islas los fines de semana. Me parecía todo muy loco porque siempre he escuchado de crímenes de cuello blanco de gente mayor, pero estos eran unos chamos”, cuenta Avella desde Miami, donde trabaja como productor y escritor de promociones para los canales TLC e Investigation Discovery.

El guion de Bolichicos lo terminó de escribir a principios de marzo. Como alumno egresado del American Film Institute Conservatory en Los Ángeles —estudió en esa institución entre 2011 y 2013— decidió inscribirlo en la convocatoria de galardones de este año. “Lo escribí en inglés para poder recibir mayor feedback. Mi  intención era explicar Cadivi y Venezuela de forma sencilla. Cuando hice el primer borrador la gente me decía que no tenía idea de lo que estaba hablando. Fue complicado, pero logré explicar todos esos conceptos de la forma más sencilla. Competí con más de 90 personas. Ganar este premio fue increíble. Además de la remuneración económica de 15.000 dólares, firmé con una agencia de talentos que representan a guionistas y directores de Hollywood. Por ejemplo, mi agente representa al escritor de Mentiroso, mentiroso”. 

Avella, que trabajó en Venezuela como productor senior de programas de E! Entertainment Television como E! VIP Caracas, está en búsqueda de financiamiento para filmar la película. En sus planes está dirigirla. “Me he reunido con varias casas productoras de Los Ángeles y están muy interesadas. Estamos tratando de levantar este proyecto. Mi plan es rodar la cinta en Caracas con actores venezolanos. Me gustaría tener un elenco con talento nuevo porque los personajes principales son muy jóvenes. Quiero contar los hechos de la manera más auténtica posible, para que dentro de 15 o 20 años alguien que vea la película la pueda observar como una clase de historia. Que pueda entender lo que era Cadivi y cómo funcionaba el país”.

El realizador, cuya primera experiencia en el cine fue en La hora cero como asistente del director, es consciente de que la historia puede generar controversia. “Lamentablemente es una realidad que vivimos y creo que es importante hablar de lo que somos porque el problema de raíz no es solo el gobierno. También está la sociedad, que con esa mentalidad de ser más vivo que el otro busca sacarle provecho a todo. Hay mucha gente desangrando a Venezuela”, agrega Avella, que también trabaja en el cortometraje Bachaqueros, sobre el tráfico de gasolina en las fronteras del país.