• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Los imitadores hacen política con la ley del humor

Una nueva generación de comediantes encuentra la materia prima de sus chistes en los gestos y discursos de los líderes nacionales. Algunos, incluso, han tenido la oportunidad de encontrarse con las figuras que imitan en actos benéficos o programas de televisión. Pero la mayoría dice que caricaturiza a dirigentes de oposición porque tienen mejor sentido del humor

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ale Otero:“Estoy  estudiando a Tibisay”

Ale Otero siempre ha imitado a la gente que está a su alrededor. “A mi familia, a mi mamá. Es una habilidad con la que suelo bromear”. Quería encontrar un personaje que nadie hubiera interpretado antes y se topó con María Corina Machado. “Estuve como tres meses escuchando sus declaraciones y le encontré el tino. Una de sus características es esa semi sonrisa esperanzadora eterna”.

“Venezuela” y “ciudadanos” son dos de las palabras que más repite la ex diputada, según Otero. “No importa el chiste que yo fuera a contar, a juro tenía que meter esas palabras”.
La conductora de Mujeres en pelotas invitó a la líder de la organización política Vente Venezuela a un show y lo disfrutó. “Tiene muy buen sentido del humor. Luego de eso me invitó a su programa de radio y a que me fuera de gira con ella, pero no se ha concretado”.
La periodista considera que la imitación es una forma de admiración. “No me estoy burlando de nadie, es un pequeño tributo. Los personajes que son imitados son los que más figuran”.
También interpreta a Lilian Tintori: “Pero se parece mucho a María Corina, creo que tienen el mismo asesor de imagen”.
Otero quiere diversificarse e incluir a otras figuras en su rutina. “Estoy estudiando a Tibisay Lucena y a Cilia Flores. Hay muchos personajes interesantes para imitar en el gobierno. No hay por qué tener miedo si se hace con respeto”.
 
Ricardo  del Búfalo: "Tengo que dejar a Capriles atrás"
Ricardo del Búfalo descubrió por casualidad la similitud de su voz con la del gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles Radonski. “Me puse a oír unas declaraciones y a repetir cosas que decía, hasta que le agarré la caída. Él es muy gestual cuando habla, eso es lo que más me ha costado hacer”.
Metido en su personaje, dice: “Mis interiores están como el país, necesitan un cambio”. El comediante del show Viral asegura que no ha trabajado más en su interpretación porque siente que debe madurar un poco más. “Tengo que dejar a Capriles atrás (risas)”.
Mientras tanto, le dedica tiempo a su imitación del presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup. “También he tratado de hacer a Diosdado Cabello. De Maduro solo he logrado la voz. Me gustaría crear una versión tipo Hodor de Game of Thrones, pero me he cuidado un poco”.
Considera que el público es quien marca la pauta de qué personajes pueden calar. “Antes había muchos imitadores de Chávez, por lo mediático que era. Eso pasa con el resto. Sus gestos y discursos se graban en el imaginario”.
 
Manuel Silva, un Ramos Allup sin corbata
Manuel Silva competía con un amigo que imitaba a Henry Ramos Allup. “Poco a poco me fue quedando mejor. Lo empecé a hacer en fiestas y luego en la radio”.
Varias han sido las oportunidades en las que el conductor de Calma pueblo se ha encontrado con el presidente de la Asamblea Nacional. “La primera vez que lo vi no tuve el miembro viril para decirle que lo imitaba. En ese entonces me terminé de enamorar del personaje cuando lo oí decir que se iba a ‘retratar”.
Nelson Bocaranda los invitó a ambos a compartir en su programa de televisión. “Allí me dijo: ‘Yo espero que esa habilidad que tienes, que es muy buena, no la uses para hacer audios para el gobierno”.
Carlos Ocariz es otro de los parodiados por Silva. “Empecé a estudiarlo luego de escucharlo en una de sus campañas del municipio Sucre. Hablaba con la lengua como dormida, pero era una caricatura, luego lo fui puliendo”.
El comediante también tuvo un encuentro con el alcalde. “Coincidimos en un par de reuniones y en una entrega de becas. Al final del acto me apretó la mano con una fuerza excesiva, como diciendo: ‘Está bien, ratica’, pero es superpana”.
Busca nuevas voces. “A Chúo Torrealba no lo he logrado. Todos queremos ser Pedro Carreño para decir cosas fuertes y malas”.
Considera que imitar a personajes del gobierno tiene sus variantes. “Es mucho más difícil porque no tienen el mismo sentido del humor. Por eso salió Chataing TV del aire, porque por medio del humor se hacían críticas y eso es delicado para ellos. En la época de los copeyanos y los adecos muchos se dedicaban a imitar políticos. Para bien o para mal, el que es imitado está en la palestra. Nadie hace de Pablo Medina, por ejemplo”.
 
Carlos Alvarado: Ninguna quiere ser mi primera dama
“Yo comencé imitando a Eladio Lares y un comediante me dijo que sonaba más a Henrique Capriles”, recuerda Carlos Alvarado cómo descubrió su habilidad para parodiar al gobernador del estado Miranda. “Me quedé dormido oyendo un discurso en Globovisión que duró como cuatro horas y desperté hablando como él. Lo fui probando en los shows y funcionó”.
En dos oportunidades se encontró con el dirigente político en el interior del país. “Primero lo vi en un acto en Maracay. Me disfracé de él, teníamos la misma camisa y gorra. Me le acerqué y le dije que lo imitaba, se rió un rato. Luego nos encontramos de nuevo en Valencia. Me reconoció e hicimos un contrapunteo”.
Alvarado considera que el público que asiste a sus shows varió la actitud hacia el personaje luego del movimiento llamado La Salida. “La gente me veía y me decía ‘Leopoldo es mejor’. Cuando estaba el furor por Capriles preguntaba quién deseaba ser mi primera dama y todas gritaban, ahora ese chiste no me funciona porque dicen que les rompió el corazón”.
Afirma que siempre es riesgoso imitar políticos, independientemente de la posición que representen. “Dos chavistas borrachos ya me han lanzado hielos en algún show, pero no me los han pegado”.
El comediante también logra contar algunos chistes imitando la voz del presidente Nicolás Maduro. Además, ha intentado estudiar a otras figuras como Aristóbulo Istúriz y a Claudio Fermín. “Pero me dicen que cuando imito, lo hago todo igual”.