• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Plan de Dios se estrena en la Cinemateca

Alca Mendoza, un chico sin piernas que practica deportes extremos | Cortesía

Alca Mendoza, un chico sin piernas que practica deportes extremos | Cortesía

El documental sobre Alca Mendoza, un chico sin piernas que practica deportes extremos, se presenta por primera vez al público en general

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Plan de Dios, la Opera Prima del director Gustavo Sulbarán, será el documental que la Cinemateca estrenará en el mes de abril. La primera proyección del corto fuera de competencia será el miércoles 23 en la Sala del Museo de Bellas Artes, a las 7 de la noche.

Esta historia nos acerca a la vida de un joven con discapacidad y cómo enfrenta su realidad. “En cada proyección, la reacción del público siempre nos impresiona. Ríen, lloran, se emocionan. Captamos su atención, les escuchamos. Es una historia real, que motiva,” dice María Isabel Lorenzo, su productora. “Nuestra historia tiene carisma porque proponemos una visión diferente sobre la discapacidad: buscamos generar admiración por el protagonista, nunca lástima. Alca es nuestro héroe de carne y hueso,” concluye Sulbarán.

El corto se ha hecho notar: ganó la mención Tierra en el X Festival Ascenso 2013; recibió una mención especial el III Festival de Cine Entre Largos y Cortos de Oriente 2013; fue selección oficial en el VI Festival de Cine Latinoamericano y Caribeño Margarita 2013 y del IX FestiCortos Barquisimeto 2013. Además participó en la muestra latinoamericana del Short Film Festival de Moscú a finales de 2013 y ganó como mejor Opera Prima en el Festival MTD Maracaibo 2014. También fue selección oficial del VIII Encuentro de Cine y Video Documental Contra el Silencio Todas las Voces, celebrado en Ciudad de México a principios de abril, en la categoría Discapacidad.

La historia detrás de Plan de Dios

Alca nació sin piernas. Criado por sus abuelos maternos, su infancia fue feliz hasta que, repentinamente, su abuelita muere. Tenía 9 años de edad.

A los 16 años llega a El Junquito, a casa de un tío que le abre las puertas. Sin embargo, fue duro para él encontrar dónde estudiar y adaptarse, “la discriminación”, dice. Pese a ello y a la falta de recursos, Alca se graduó de bachiller, trabajó como facilitador en el Parque Nuevas Generaciones Urbanas de Caricuao y actualmente se prepara para ingresar a la universidad. Su único medio de transporte es la patineta.

Alca es un chico apasionado de los deportes no convencionales; es allí donde los realizadores fijan su atención para retratar su viaje de superación personal. Registran los cambios de su visión del mundo, cómo inspira a otros con sus logros. En él destacan la constancia, el compromiso, la amistad y el amor como valores fundamentales en la vida.

Sin duda, son los deportes extremos la perfecta escenografía para presenciar este cambio, el elemento transformador, la chispa que enciende el deseo de superación con el surgimiento de nuevos retos. También es el comienzo de su viaje de introspección donde afloran el perdón y las frustraciones, así como el dolor por el rechazo y, en el camino, recuperar la fe en las personas.