• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Pacto criminal recrea un desliz histórico del FBI

El largometraje es dirigido por Scott Cooper | Foto Cortesía

El largometraje es dirigido por Scott Cooper | Foto Cortesía

La trama se centra en el mafioso James “Whitey” Bulger, quien pudo ampliar sus negocios gracias a un acuerdo con los federales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Johnny Depp esta vez se convierte en James “Whitey” Bulger, otro de los célebres personajes de la delincuencia organizada de Estados Unidos. Lo hace en Pacto criminal, dirigida por Scott Cooper, en la que protagoniza otra vez una trama inspirada en la mafia, como hizo en 2009 al encarnar a John Dillinger en Enemigos públicos de Michael Mann.

Es un largometraje que muestra costuras, que busca seguir la senda del cine de Martin Scorsese y su visión de la historia oculta de un país que exalta instituciones como incorruptibles.

Bulger se convierte paulatinamente en poderoso mafioso irlandés del sur de Boston. Es la guerra contra la Cosa Nostra y se vale del FBI para lograrlo a través de una alianza con el cuerpo de investigaciones para delatar a los italianos, la competencia. Su enlace es el detective John Connolly (Joel Edgerton), amigo de la infancia de Bulger, que se vale de la lealtad de quienes crecieron juntos en el barrio. El triángulo de silencio y complicidad se complementa con el hermano del mafioso, Billy Bulger (Benedict Cumberbatch), respetado congresista de Massachussets.

La actuación de Depp y la tensión amistosa con el personaje de Edgerton mantienen en vilo buena parte del filme, que se sostiene en el progreso de Bulger, quien en la llamada alianza tiene que delatar a pesos pesados, pero no puede matar mientras expande su negocio de narcotráfico y extorsión. El agente sabe que no hay respeto al acuerdo, pero igualmente se beneficia de los capos caídos gracias al informante. Estos aspectos resaltan en el guión de Mark Mallouk y Jez Butterworth, quienes dejan poco a la expectativa en una historia conocida, que sin embargo merece un suspenso que se hace esquivo en el desarrollo.

“Scott Cooper cuenta aceptable y convencionalmente una historia que en manos de Scorsese o de Michael Mann podría haber sido memorable. Tengo la sensación de que sé cómo va a transcurrir desde el principio, las pretensiones de complejidad se diluyen, los personajes responden a moldes fijos, no hay progresión ni sorpresa”, escribió Carlos Boyero en El País de España.

Sin embargo, Pacto criminal —que se estrena hoy en Venezuela—, cuenta con una crítica en su mayoría favorable. En la página de IMDB tiene una puntuación de 7,2 entre los usuarios del sitio.

“La ambientación de esta atractiva parábola de ascenso, tragedia, brutalidad y caídas mafiosas es destacable: no sólo por el diseño de arte, el vestuario, los peinados y otros elementos. Hay también algo sombrío, distante y frío que proviene de la luz y los encuadres, que generan sequedad emocional y una falta de calidez que se integran y de hecho constituyen el frente del relato”, afirmó en La Nación de Argentina Javier Porta Fouz.

El filme se estrenó en septiembre en el Festival de Cine de Venecia. Su director, Scott Cooper, debutó como realizador de largometrajes en 2009 con Corazón rebelde, con la que Jeff Bridges ganó el Oscar a Mejor Actor.

El filme se estrenó en septiembre en el Festival de Cine de Venecia. Se basa en el libro Black Mass de Dick Lehr y Gerard O’Neill.

Pacto Criminal
Cinex y Cines Unidos
Estreno hoy