• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Guerreras y centauros: una promesa que tardó 8 años

La producción se estrena mañana en TVES | Foto: Cortesía de Producción Guerreras y Centauros

La producción se estrena mañana en TVES | Foto: Cortesía de Producción Guerreras y Centauros

Grabado en alta definición, el dramático fue producido por Henry Galué y financiado por la Presidencia de la República. Fue anunciado desde 2007

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Amor y controversias son los ingredientes principales de Guerreras y centauros , telenovela realizada por Quimera Producciones, propiedad del actor y director Henry Galué, que finalmente se estrena mañana en TVES.

Financiado por la Presidencia de la República, el dramático cuenta una historia de amor que se desarrolla entre 1821 y 1840, enmarcada entre el final de la Batalla de Carabobo y la Guerra Federal. Incorpora a figuras históricas como Simón Bolívar y José Antonio Páez, personificado por Víctor Cámara.

Sobre los actores que encarnan los papeles principales hay informaciones contradictorias. Cuando el reparto fue presentado las parejas protagónicas estarían a cargo de Ana Karina Casanova y Damián Genovese, así como de Jessika Grau y Jesús Cervó, algo que todavía se afirma en notas recientes de páginas como la del Ministerio de Comunicación e Información. Sin embargo, se conoció que Grau salió del reparto.

Henry Galué, quien además escribió la historia, señala que los protagonistas finalmente fueron Casanova y Cervó.

Mientras que Genovese y Laura de Sousa fueron los encargados de interpretar a la pareja juvenil.

El reparto quedó integrado por actores que, en su mayoría, trabajaron al menos en dos oportunidades con RCTV, tal es el caso de Rosalinda Serfaty, Marisela Buitriago, Simón Pestana, Adolfo Cubas, Félix Loreto y Verónica Ortiz, entre otros.

Una historia añeja. La historia de Guerreras y centauros ya tiene alrededor de ocho años. En 2007, la producción se vislumbraba como el primer dramático del canal que sustituyó a RCTV. De acuerdo con lo reportado por varios diarios de circulación nacional, Galué anunció que la telenovela se comenzaría a grabar a finales de ese año en San Fernando de Apure, algo que no ocurrió sino hasta septiembre de 2012.

El drama comenzó a cuajar, realmente, hace 3 años. La preproducción comenzó a principios de 2012 y duró 8 meses, mientras que las grabaciones en alta definición de los 105 capítulos que la componen tomaron más de un año.

Los retrasos han sido criticados y Galué se defiende. " Guerreras y centauros duró lo mismo que la grabación de una telenovela normal. Cuando ves un dramático al aire, que no tiene inversión en producción, esas grabaciones también duran un año. En una producción de esta naturaleza no se pueden hacer más de 15 escenas diarias", señala.

Hasta ahora, el costo total de la inversión del Estado venezolano en la telenovela es desconocido. Galué revela algunas cifras: 47 millones de bolívares dio la Presidencia de la República y 20 millones de bolívares fueron otorgados por el Fondo de Responsabilidad Social en Radio y Televisión de Conatel.

"Fue más barata que cualquier otra. Durante la producción todo aumentaba: las telas, la madera, la pintura. Lo único que no pude aumentar fueron los sueldos", dice el director.

Dramas y controversias. Durante los tres años que duró la producción de Guerreras y centauros , muchas fueron las acusaciones que se hicieron al equipo encabezado por Galué.

La que tiene mayor tiempo y que ha revivido con ocasión del estreno es la que hacen los hermanos Ámbar y Emiliano Urdaneta, quienes aseguran que Galué plagió la historia escrita por su padre, Óscar Urdaneta.

Desde 2012 han intentado iniciar el proceso legal ante entes como el Ministerio Público y la Asamblea Nacional, pero no han recibido respuesta.

Otro contratiempo que sufrió la telenovela fue cuando Damián Genovese quiso retirarse de la producción para poder firmar un contrato con RTI Colombia en 2013. "Mientras él esté en este proyecto no va a estar en ningún otro", dijo Galué en ese momento. El actor terminó sus escenas antes de que finalizaran las grabaciones, algo que obligó a la producción a modificar la historia.

El año pasado, Juan Carlos Wessolossky, quien dirigió la novela, reclamó que Galué figurara en los créditos como director general sin haber realizado una escena, dijo en un comunicado. Wessolossky no aparecerá en los créditos.