• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Gravedad es un meteorito en el camino de 12 años de esclavitud

Nueve películas compiten para Mejor Película | Foto: Agencias

Nueve películas compiten para Mejor Película | Foto: Agencias

El drama histórico de denuncia del genocidio negro en Estados Unidos se mantiene como favorita para ganar la categoría reina el domingo (mejor película) en el Oscar, aunque el estremecedor espectáculo espacial del director mexicano Alfonso Cuarón creció en las semanas antes del cierre de las votaciones y, casi con toda probabilidad, será la mayor acaparadora de estatuillas a lo largo de la noche

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

12 años de esclavitud

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): 75%

Presupuesto: 20 millones de dólares

Taquilla mundial: 128 millones de dólares

Candidata sólida en lo ético, pero no excepcional en lo cinematográfico, es probable que 12 años de esclavitud gane la categoría más importante el domingo (sigue como principal favorita, aunque las tendencias se revirtieron en su contra antes del cierre de las votaciones), pero poco más en los otros ocho renglones en que compite. Quizás guión adaptado, actriz de reparto (Lupita Nyong’o) y vestuario. Basada en la historia real de un hombre negro libre y culto del siglo XIX que es secuestrado y convertido en esclavo en las plantaciones del sur de Estados Unidos, la película del director británico Steve McQueen cumple la función de recordar que los crímenes de lesa humanidad cometidos contra afroamericanos en siglos en los que no existían medios de comunicación masivos merecen la misma condena que, por ejemplo, los más recientes del nazismo. Igualmente, recrea los dilemas con los que se toparon quienes intentaron oponer algún tipo de resistencia frente al opresor blanco.  

 

Gravedad

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): 20%

Presupuesto: 100 millones de dólares

Taquilla mundial: 704 millones de dólares


Es la película que, si no gana el domingo, hará que una buena porción de los espectadores del mundo se pregunten, una vez más, cuál es el sentido de un premio como el Oscar. No solo es la más taquillera de las postuladas (octava en el mercado internacional de 2013), sino la representante del cine como un espectáculo capaz de conmover los corazones y de cautivar los sentidos. La odisea casi unipersonal de la catastrófica primera misión en órbita de la astronauta Ryan Stone (Sandra Bullock), del realizador mexicano Alfonso Cuarón y narrada en una dimensión sin aire, peso o sonido, abrió literalmente una nueva frontera para el séptimo arte. Sus posibilidades de derrotar a 12 años de esclavitud aumentaron en las últimas semanas, aunque es probable que no le haya alcanzado el tiempo para arrancar votos a los sectores más tradicionalistas de la Academia de Hollywood. Pero desde ya puede declarársele como gran triunfadora en sentido amplio (seis o siete estatuillas), con un previsible arrase en renglones técnicos, de director para abajo: edición, efectos visuales, montaje, fotografía, sonido y etcétera.

 

Escándalo americano

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): 5%

Presupuesto: 40 millones de dólares

Taquilla mundial: 229 millones de dólares


Tercera gran candidata y una de las dos que tiene más postulaciones totales (diez), aunque la comedia negra sobre estafadores y corrupción política de los tardíos años setenta del director David O. Russell dista mucho del perfil de una típica ganadora de la categoría de mejor película en el Oscar, debido a su relativa liviandad. Arrancó con más posibilidades, pero en semanas recientes  el favoritismo se polarizó mucho más entre 12 años de esclavitud y Gravedad, y Escándalo americano se desinfló. Si Jennifer Lawrence no es elegida mejor actriz de reparto, quizás la noche se le irá en blanco. Sin embargo, consiguió un hito con sus candidaturas en los cuatro apartados de actuación (segundo filme que lo logra desde 1981: el otro fue Los juegos del destino, del mismo director). Si hubiera una estatuilla para la cinta más divertida probablemente se la llevaría.

 

Dallas Buyers Club: el club de los desahuciados

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): 2%

Presupuesto: 5 millones de dólares

Taquilla mundial: 30 millones de dólares


La gran revelación como “cenicienta” en el Oscar de 2014 y una de las que subió más entre los miembros de la Academia en las semanas finales antes del cierre de las votaciones, el martes 25 de febrero, catapultada por las actuaciones de dos favoritos para ganar en sus respectivas categorías: Matthew McConaughey (actor principal) y Jared Leto (actor secundario). Con su argumento sobre un típico texano, vaquero urbano, machista y homofóbico, que se aferra a la vida y cambia sus puntos de vista luego de un diagnóstico de VIH positivo en los años ochenta, la cinta de bajo presupuesto del director Jean-Marc Vallée consiguió fácilmente un nicho entre los votantes con mentalidad más progresista.

 

El lobo de Wall Street

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): 1%

Presupuesto: 100 millones de dólares

Taquilla mundial: 339 millones de dólares


Las películas del director Martin Scorsese nunca se la han llevado demasiado bien con el Oscar, porque no suelen ser optimistas ni tienen finales reconfortantes. Y si en el pasado no ganaron obras maestras de Scorsese como Taxi Driver, Toro salvaje o Buenos muchachos, es improbable que lo haga ahora la oda al exceso en todo sentido (incluidas sus tres horas de duración, escenas de desnudos, sexo, groserías, consumo de drogas y un largo etcétera) basada en la historia real de Jordan Belfort, especulador bursátil y exponente del capitalismo más salvaje y hedonista. El lobo de Wall Street suma en total cinco postulaciones, aunque no es favorita clara en ninguna categoría.   

 

Capitán Phillips

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): menos de 1%

Presupuesto: 55 millones de dólares

Taquilla mundial: 218 millones de dólares


La representante del suspenso clásico en la categoría de mejor película, con un trasfondo social más ambiguo, la cinta del director Paul Greengrass también se basa en acontecimientos reales: el secuestro de un marino mercante estadounidense (interpretado por Tom Hanks) a manos de piratas contemporáneos de Somalia, ocurrido en 2009. Compite en hasta seis renglones, aunque tampoco es favorita nítida en ninguno. Como premio sentimental, sin embargo, puede ser vista la nominación del semidesconocido y esquelético actor aficionado de origen somalí Barkhad Abdi, quien interpretó a uno de los secuestradores.

 

Nebraska

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): menos de 1%

Presupuesto: 12 millones de dólares

Taquilla mundial: 15 millones de dólares


El trayecto en asfalto de un veterano de guerra al borde de sucumbir al mal de Alzheimer (Bruce Dern), que trata de cobrar un supuesto premio de 1 millón de dólares, funciona en varios sentidos: como homenaje lírico fotografiado en blanco y negro a la cada vez más despoblada franja central de Estados Unidos, como relato de los implacables estragos de la vejez y, en cierto modo, como denuncia de la recesión económica en la nación norteamericana. El filme de Alexander Payne está en el lote de las películas que pueden considerarse ganadoras solo por haber entrado entre las nueve postuladas. Los espectadores que se sientan atraídos a verla se llevarán también, probablemente, un bonito premio que sobrecoge por su bajo perfil.

 

Her

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): menos de 1%

Presupuesto: 23 millones de dólares

Taquilla mundial: 30 millones de dólares


En realidad la verdadera pelea del filme del raro género de “ciencia ficción romántica” del director Spike Jonze no es en la categoría de mejor película, que obviamente no ganará, sino en la de mejor guión original, en la que tiene rivales como Escándalo americano y Dallas Buyers Club. Ya obtuvo el premio del gremio de guionistas de Hollywood, por lo que tiene grandes posibilidades. Situada en un futuro a una década de distancia del presente, muestra la perturbadoramente profética historia de amor entre un escritor recién divorciado (Joaquin Phoenix) y un sistema operativo extremadamente avanzado con voz femenina (Scarlett Johansson), que en realidad puede catalogarse como exponente de un estadio superior de inteligencia artificial que prácticamente posee una conciencia propia.

 

Philomena

Probabilidad de triunfo según apostadores (Oddschecker.com): menos de 1%

Presupuesto: 12 millones de dólares

Taquilla mundial: 80 millones de dólares


Junto con Dallas Buyers Club y Nebraska, por su bajo presupuesto, la película británica del reputado director Stephen Frears (Relaciones peligrosas) compite en la subdivisión imaginaria de la “cenicienta del año”. También está en el club de las “basadas en acontecimientos reales”: en su caso, el de Philomena Lee (interpretada por la veteranísima y espléndida Judi Dench), una humilde católica irlandesa cuyo pequeño hijo le fue arrebatado y entregado ilegalmente en adopción por las monjas que la explotaban como trabajadora, y que trata de averiguar la verdad 50 años después con la ayuda de un periodista ateo y sarcástico. Una aventura de crecimiento mutuo. Sus mayores esperanzas están, quizás, en la categoría de guión adaptado, en la que es la rival más fuerte de 12 años de esclavitud.