• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Festival Euroscopio evolucionó con la llegada del cine digital

<i>Una pistola en cada mano</i>, protagonizada por Ricardo Darín, estuvo nominada a los Goya en 2012 | Foto Cortesía

Una pistola en cada mano, protagonizada por Ricardo Darín, estuvo nominada a los Goya en 2012 | Foto Cortesía

Más de 20 títulos de 11 países de Europa se podrán ver en Caracas y el interior del país desde el viernes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una reportera de TV vive un momento familiar difícil. Madre de dos niñas, divorciada, tiene que salir a la calle Solferino a cubrir las elecciones presidenciales del 6 de mayo de 2012 que enfrentó al entonces presidente Nikolas Sarkozy con el aspirante François Hollande.

La batalla no está solo en las urnas. En su casa, deja a sus hijas con un niñero inexperto, que se complica cuando se presenta el padre con una orden judicial que le permite ver a las niñas. Todo un drama. Con este argumento, la directora francesa Justine Triet ganó en el Festival de Mar de Plata en 2013 y fue nominada a los César. La cinta La batalla de Solferino es una tragicomedia que forma parte del XI Festival de Cine Euroscopio, que comienza el viernes en el país.

La programación incluye 22 películas provenientes de Francia, Dinamarca, Portugal, Reino Unido, Italia, Bélgica, Alemania, Suiza y España.

Títulos importantes como el drama Oh Boy!, que obtuvo varios premios en Alemania; la comedia española Una pistola en cada mano, protagonizada por Ricardo Darín y nominada a los Goya en 2012; Primos, otra del mismo país estrenada en 2011, dirigida por Daniel Sánchez Arévalo; y Kishasa Kids, de Bélgica, premiada en el Festival de Cine de Zagreb, se podrán disfrutar hasta el 21 de noviembre.

“Las actividades estaban programadas para junio, pero no podíamos competir con el Mundial de Fútbol. Por eso lo cambiamos para noviembre. Se verán nombres interesantes. Se ha hecho un gran trabajo para democratizar la pantalla. Del cine español pasamos al Euroscopio, luego vendrá el festival judío y el francés”, afirmó Douglas Palumbo, uno de los organizadores.

La veintena de cintas se proyectarán en salas comerciales e independientes en Caracas, Ciudad Bolívar, Barquisimeto, Valencia, Margarita y Maracaibo.

No más celuloide. Es un hecho que los festivales de cintas alternativas se han beneficiado de la transición del cine analógico al digital en el país. Si el año pasado el Euroscopio trajo solo 14 películas, para 2014 las ventajas de las nuevas pantallas aumentaron la programación.

Los exhibidores han ido dejando atrás al celuloide. El camino no ha sido nada fácil. Obtener las divisas en Venezuela se ha convertido en el principal conflicto. “Los trámites con el Cencoex son muy engorrosos. Armar cada festival tiene un costo promedio de 20.000 dólares. Se nos hace cuesta arriba”, indicó Palumbo.

Después de varios años de trámites, las cuatro salas de Paseo Las Mercedes se digitalizaron, para unirse a los progresos que han tenido Cines Unidos y Cinex en todo el país. Eso trasciende en la calidad que ahora se ve en cartelera.

“La ventaja es que se ha logrado armar un circuito alternativo en el que las películas no solo se ven en Caracas sino en el interior. Y  estamos sumando más salas”, dijo Bernardo Rotundo, presidente de Gran Cine.

El planteamiento ha sido destinar un conjunto de espacios en toda Venezuela dedicado solo a la presentación de películas con calidad artística. “El proyecto se llama Buen Cine. La idea es disponer de por lo menos una sala en cada ciudad. Que los venezolanos puedan acceder a filmes de una procedencia distinta a Hollywood”, indicó Rotundo.


Festival de Cine Euroscopio
Del 7 al 21 de noviembre
Ver programación en www.grancine.net

LAS CIFRAS
6 ciudades de Venezuela podrán disfrutar de las cintas este año
20.000 dólares es el promedio de inversión de cada festival, según Douglas Palumbo, uno de los organizadores