• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

En la oscuridad del Holocausto

El filme recuerda el terror vivido en la Segunda Guerra Mundial | Archivo

El filme recuerda el terror vivido en la Segunda Guerra Mundial | Archivo

La cineasta Agnieszka Holland conversó sobre su trabajo In Darkness que estuvo nominado al Oscar como Mejor Película de Habla No Inglesa en 2012

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

"En la oscuridad la realidad es más pura", reflexiona de entrada la cineasta Agnieszka Holland. E indudablemente es más dura si consideramos la idea de vivir 14 meses escondidos en las alcantarillas, aterrorizados por la sombra de la muerte. La historia es real, ocurrió en Polonia, en los desafortunados días del Holocausto.

In Darkness ( En la oscuridad ) es el nombre de la película de la realizadora polaca que llevó a la pantalla grande en 2011. La historia de Leopold Socha, uno de los tantos civiles que ayudó a los judíos durante la ocupación Nazi, fue celebrada en el mundo y recibió una nominación al Oscar como Mejor Película en Habla No Inglesa. Para Holland fue un reto psicológico y emocional que le removió el pasado. Sus padres son sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial y revivir las atrocidades de los alemanes fue uno de los trabajos más agotadores de su carrera.

"Fue un desafío interesante, porque trata de una situación verídica. Ellos vivieron 14 meses en las cloacas y su vida se desarrolló en la oscuridad. En el mundo subterráneo la realidad se vuelve bastante simbólica. Hay una delgada línea entre lo bueno y lo malo, pero todos intentan encontrar la luz en esa oscuridad. Hay símbolos de pureza en esa realidad. Fue bastante difícil, un reto psicológico y emocional. Es un tributo a ese momento tan cruel que se vivió en Polonia", explica la directora por teléfono desde Los Ángeles.

In Darkness es uno de los estrenos que se encuentra en cartelera en el Festival de Cine Judío de Venezuela. Leopold Socha es el protagonista, que en la película lleva el nombre de Poldek, un delincuente polaco que utilizaba los túneles de cañerías como rutas de escape y para guardar su botín. De manera imprevista tropieza con una de las tantas ejecuciones en los bosques fuera de la ciudad. La pesadilla que presencian es contra un grupo de mujeres desnudas, perseguidas y tiroteadas por los soldados alemanes.

A Poldek se le ocurre un negocio. Le propone a los judíos un escondite a los que tienen dinero para pagar su espacio entre la basura. Se enfrenta con su esposa, logra burlar a los alemanes y a los patriotas cooperantes polacos. Pero llega un momento en que el dinero se termina. Poldek los ayuda como un compromiso moral y eso lo convierte en un héroe, en una luz dentro de tanta oscuridad.

"El guion llegó a mis manos y me interesó porque es también la historia de mi familia. Mi padre es judío y mi madre católica, ambos son sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial", cuenta Holland, directora de filmes comoEuropa Europa y Copying Beethoven . "El tema del Holocausto es de proporciones inimaginables. Es uno de los grandes misterios de la humanidad. La realidad de sufrimiento, de crueldad, el riesgo latente que sigue existiendo en el mundo, es una demostración de que el tema no se ha agotado. Me parece irritante cuando dicen que se trata de otra película sobre el Holocausto. Para mí es algo que todavía se debe tocar en nuestros tiempos, es algo que debemos recordar por lo trágico que fue".

--¿Es importante mantener viva la memoria, sobre todo en los jóvenes? --En especial pienso que debemos reflexionar alrededor del odio que toma lugar en todos los tiempos, incluso después del Holocausto. Ahí tienes a Ruanda, el estado islámico, los conflictos étnicos en África y Asia. En Europa es una idea que siempre está rondando. Sabes que no es el último capítulo de sufrimiento humano en la historia. Hoy estamos al borde del mismo escenario que se vivió en la Segunda Guerra. Por eso siempre es bueno explorar en la historia.

--¿Hay un revuelo por el cine polaco? --Creo que podemos hablar de una nueva mirada. Se ha vuelto más interesante luego de la transición a la democracia. Ha tenido un mayor impulso económico. Los temas se han vuelto más interesantes, me gustan mucho las nuevas películas polacas. Son estimulantes para la audiencia.

Ida de Pawel Pawlikowski es una historia única, una buena manera de comprometerse con la naciente industria cinematográfica polaca. Pawel hizo varias cintas en Francia y este es su primer trabajo en Polonia. Es una buena manera de volver a casa, con esta historia trascendental e interesante.