• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El arte es emoción recaudó 400.000 bolívares

 El plato fuerte fueron las piezas donadas por las fundaciones que preservan el legado de los grandes maestros / Manuel Sardá

El plato fuerte fueron las piezas donadas por las fundaciones que preservan el legado de los grandes maestros / Manuel Sardá

En la puja benéfica participaron artistas consagrados y emergentes. Jesús Soto y Carlos Cruz-Diez fueron los mejor vendidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aproximadamente 400.000 bolívares fueron recaudados ayer en la subasta benéfica de las obras del proyecto El arte es emoción , que reunió a artistas emergentes y consagrados en un proyecto de Sony de Venezuela y Senosayuda, una asociación civil sin fines de lucro que trabaja en pro del diagnóstico temprano del cáncer de mama.

Durante una semana, 55 obras fueron exhibidas en el galpón 17 del Centro de Arte Los Galpones, en Los Chorros, bajo la curaduría de Alberto Asprino, quien invitó a un grupo de artistas a crear obras a partir de equipos electrónicos donados por la compañía, que cumple 40 años de operaciones en el país.

Creadores de la talla de Carlos Zerpa, Ricardo Benaím y Consuelo Ginnari unieron sus nombres a los ganadores de las últimas ediciones de los salones de jóvenes artistas del país, como Bernadita Rakos, Ángel Marcano, Flix, Reymond Romero y Armando Ruiz.

Adicionalmente, varias fundaciones que preservan el legado de grandes maestros donaron piezas. Fue así como se sumaron a la puja una gráfica de la serie Bicentenario , de Jesús Soto, que alcanzó el precio más alto de la tarde: 64.000 bolívares. Dos gráficas de Carlos Cruz-Diez fueron subastadas en 60.000 y 54.000 bolívares, respectivamente.

Una creación sin fecha de Alejandro Otero, que sirvió de apunte a los Colorritmos y los Tablones , fue vendida en 42.000 bolívares. Una obra geométrica de Víctor Lucena se comercializó en 25.000 bolívares. Una serigrafía de Mercedes Pardo fue comprada en 15.000 bolívares.

Zerpa presentó un ensamblaje que fue vendido en 11.000 bolívares.

En la subasta hubo sorpresas.

Una obra de Fe Caracas, quien retrató a Armando Reverón sobre una laptop, fue subastada en 17.000 bolívares, uno de los mejores montos logrados por un creador emergente en la puja. El precio base de las piezas de los artistas jóvenes era de 3.000 bolívares. Un ensamblaje realizado a partir de una cámara por Marcos Temoche fue vendido en 11.000 bolívares.

Computadoras, cornetas, discmans y audífonos fueron algunos de los equipos descontinuados que los artistas tomaron como base para realizar sus creaciones. La idea de los organizadores era fomentar el reciclaje, la ecología, la salud, los discursos artísticos de vanguardia y la tecnología en una misma muestra. Carolina Vollmer, Juan Alejandro Vega, Ramsés Larzábal y Elisa Abadí, entre otros, participaron en la muestra.

Antes de comenzar, Clementina Mendoza, quien hizo de martillo de la puja, agradeció a los creadores la generosidad que tuvieron al donar su trabajo en pro de una causa benéfica.