• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Compadres rememora la historia de Venezuela en las tablas

La obra de Javier Vidal muestra la vigencia de las ambiciones de poder de mandatarios como Juan Vicente Gómez, Cipriano Castro y Eleazar López Contreras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la Grecia antigua se ideó esa teoría política que por estos días en Venezuela es casi un refrán: la historia es cíclica. Y Compadres deja ese sentimiento a déjà vu en el que se puede pensar que el país está sumergido hace más de 100 años.

Ubicada a principios del siglo XX, la pieza de Javier Vidal muestra a un Cipriano Castro (Juan Carlos Gardié), a un Juan Vicente Gómez (Antonio Delli) y a un Eleazar López Contreras (Jan Vidal) tan vigentes en la actualidad, con sus ambiciones de poder y sus creencias, que por momentos se olvida que los tres expresidentes de la nación fallecieron hace tiempo.

Castro, embriagado de un personalismo e inflado de aires de prócer, ve en su afectada virilidad una contradicción ante sus títulos de primer mandatario, “comandante”, salvador de las Américas” o su “excelencia”, entre otros de los cuales sus subalternos hacen uso constantemente. Esa es la oportunidad que aprovecha Gómez para hacerle creer que lo mejor que puede hacer es dejar el “coroto” a su cargo mientras se va a tratar sus afecciones en el viejo continente y así hacerse con el poder. Un joven y caricaturizado López Contreras se convierte entonces en aliado y servidumbre del mejor postor.

La obra, original de Javier Vidal e inspirada en el libro La guerra de los compadres de Simón Alberto Consalvi, se esfuerza por mantener el dialecto característico de la época, con frases elaboradas y venezolanismos, además del acento andino de los tres mandatarios nacidos en Táchira. El humor es una constante y los llamados a reflexión también.

Julie Restifo debuta en el rol de directora con un montaje sobrio pero ostentoso, con utensilios diversos que hasta acompaña con comida y bebidas. El vestuario, como es de esperarse, no fue modesto y simula casi al carbón los trajes típicos de la época. Incluso la ninfa y -luego monja- que interpreta Laura Gardié, único personaje femenino, cuenta con un guardarropa interesante.

Gardié y Delli son el plato fuerte de la pieza, aunque con este último seguramente surjan, para bien o para mal, las comparaciones con el Juan Vicente Gómez que tantas veces interpretó Rafel Briceño. El trabajo de ambos es impecable.