• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Canilla: el programa de cámara escondida que hornea risas en Youtube

Gustavo Márquez y Lorena Ledezma idearon el espacio para escapar de la rutina laboral | Foto LEONARDO GUZMÁN

Gustavo Márquez y Lorena Ledezma idearon el espacio para escapar de la rutina laboral | Foto LEONARDO GUZMÁN

Dos creativos hacen bromas a la gente en la calle que graban y luego suben a Internet

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un día cualquiera, una mujer que lleva casco de seguridad se detiene en una esquina de la ciudad. Desde allí comienza a lanzarles piropos y adjetivos subidos de tono a los hombres que pasan cerca. Algunos, incautos, sonríen nerviosos. Otros la llaman loca y siguen su paso. Unos, incluso, le responden con elogios menos sexuales de los que reciben. Antes de que todo se torne más incómodo, la mujer disfrazada de obrera le informa a sus víctimas que han caído en una broma de cámara escondida y les señala a un camarógrafo que saluda enérgicamente desde otro punto.

Esa broma llevó por título “La venganza de la obrera” y fue la que dio a conocer el trabajo que desde hace dos meses llena el canal en Youtube de Canilla, un programa muy parecido al Loco, video, loco que transmitía RCTV pero que se ve en Internet.

Quienes lo idearon, Gustavo Márquez y Lorena Ledezma, son dos creativos que, cansados de la monotonía de sus trabajos, decidieron acabar con la rutina gastándole bromas a la gente. Ambos salieron de las filas de Plop Contenidos (creadores de la página El Chigüire Bipolar y de las series Pero tenemos patria e Isla presidencial), aunque este proyecto es propio.

El título del espacio surgió de una tormenta de ideas sin mayor lógica, en la que desestimaron los manuales de publicidad y mercadeo. “Veía programas de cámara escondida versión web en Estados Unidos y pensaba que en Latinoamérica no había experiencias similares. Busqué a Lorena y empezamos a grabar”, cuenta Márquez, redactor publicitario graduado en Argentina.

Con la vergüenza natural que pueden tener dos personas tímidas como ellos, una cámara tipo réflex y un manos libres para celular –que funciona como micrófono–, se desplazan por la capital “cazando” gente. La tarea implica riesgos, pues en una Venezuela arropada por la inseguridad y la violencia la primera reacción de las personas es creer que las van a robar. Cuando logran abordarlas y hacerlas caer en la broma, la tensión continúa, aunque esta vez por parte de la pareja de comediantes, que temen ser golpeados por alguna de sus víctimas.

La vergüenza la fueron perdiendo a lo largo de la primera temporada del web show, que sumó 12 episodios en diciembre. Las fallas técnicas como pérdida de audio, iluminación o enfoque las fueron solventando gracias al ensayo y error o consejos de amigos. La seguridad sigue siendo una ruleta rusa. Al respecto, Ledezma explica: “Obviamente tenemos un sentido común que nos dice a quién acercarnos y a quién no. En mi caso es más difícil que me caigan a golpes, por ser mujer, por lo que tenemos más cuidado con Gustavo”.

Márquez, medio en broma, medio en serio, agrega entre risas: “Aunque el día que me golpeen subiremos el video y va a ser el más visto de todos”.


Rebeldes con causa. Márquez y Ledezma comenzaron el proyecto con el lema de “Vamos a hacer lo que queremos y, si nos va mal o bien, será nuestra culpa”. Por eso no lo presentaron a Plop Contenidos como parte de su trabajo, aunque la empresa líder en contenido web de comedia en el país los ha apoyado desde el principio, con la publicación de los videos de Canilla en la página El Mostacho.

“Por ejemplo, si planteáramos la broma de la obrera sádica a una marca no la aceptaría. Aunque por ahora no ganamos dinero con él, desarrollamos este proyecto porque nos gusta y disfrutamos cuando leemos las reacciones del público y cuando las tías nos dicen ‘ay, qué bellos esos muchachos”, expresa Márquez.


Canilla

Todos los jueves, en su canal de Youtube

Estreno de la segunda temporada: 9 de enero