• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

American Hustle atrae con estafas elegantes

David O. Russell también dirigió <i>The Fighter</i> y <i>Silver Linings Playbook</i> | Foto AP

David O. Russell también dirigió The Fighter y Silver Linings Playbook | Foto AP

La película está ambientada en la década de los años 70 y es una de las más esperadas de este año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuatro actores en estado de gracia,  Christian Bale, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence y Amy Adams, al servicio de una excesiva tragicomedia criminal ambientada en los años 70 convierten American Hustle, que fue presentada en Nueva York, en una de las cintas más esperadas del año.

A la batuta de esta lujosa pandilla de maleantes dominada por un éxtasis de brillantina y pelucón, David O. Russell se confirma como uno de los grandes directores de actores del último cine estadounidense. El director celebró una rueda de prensa en la que todos son susceptibles candidatos al Oscar, premio que él mismo puso en bandeja a Bale en The Fighter y a Lawrence en Silver Linings Playbook, dos películas que lograron a su vez tener nominados a cuatro miembros de su reparto.

Bale aseguró estar "siempre interesado en lo que David esté haciendo. Siempre es algo fascinante y, seguramente, algo memorable". A eso aspira American Hustle, que se estrena el próximo fin de semana en Estados Unidos, justo a tiempo para calentar la temporada de los grandes premios y avalada con el reconocimiento del Círculo de Críticos de Nueva York. Después de encarnar a un boxeador consumido por los excesos, Bale se pasa al otro extremo para interpretar al granuja pasado de kilos Irving Rosenfeld, epicentro del juego de estas trapisondas ambientadas en Nueva York y Atlantic City y dirigidas por tramposos que huyen hacia adelante, buscando desesperadamente no solo la supervivencia, sino también esa piel en la que por fin se sientan orgullosos de sí mismos.   

Así, en esa trama de engaño a un político de Nueva Jersey (Jeremy Renner), se cruzarán los conflictos emocionales de una esposa desquiciada (Lawrence), la ambición de pertenencia de una calculadora amante (Adams) y las ansias de protagonismo de un arribista (Cooper).

"Siempre creo primero en los personajes y son ellos los que luego llevan la historia", explicó Russell. "Igual que The Fighter no era una película sobre boxeo o Silver Linings Playbook no era una cinta sobre enfermedad mental ni una comedia romántica", añadió.

Efectivamente, American Hustle vuelve a establecerse en la imprecisión de géneros, en el cruce de la intriga criminal con la comedia sofisticada.  "Más allá de esa estética colorista y brillante, lo interesante de este filme es quitar la máscara a los personajes para ver qué hay detrás. Rodar el filme era también una continua sorpresa por ver cómo los personajes salían adelante", aseguró Bale, quien definió los años setenta como "un Halloween que duró una década".