• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Es hora de que el cuatro tome protagonismo mundial”

Luego de su concierto, Jorge Glem estará de gira por Europa con C4 Trío | ALEXANDRA BLANCO

Luego de su concierto, Jorge Glem estará de gira por Europa con C4 Trío | ALEXANDRA BLANCO

El artista cumanés, que interpretará esta noche temas propios y de otros, se va a residenciar en Nueva York, desde donde piensa difundir aún más la música venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jorge Glem siempre cierra los ojos cuando toca el cuatro en público. Le gusta imaginar que está en el cuarto de su casa en Cumaná y no montado en una tarima. Empieza a mover los dedos sobre las cuerdas del instrumento sin preocuparse por la técnica, deja que las cosas fluyan sin importar si se “pela un acorde”.
Siente que vuela sobre una hilera de recuerdos y los traduce en música. La uña se desgasta al ritmo de su pasión. Luego de unos minutos despierta de su trance cuando escucha los aplausos de los espectadores.

“Ese es mi cable a tierra”, dice el integrante de C4 Trío que hoy ofrecerá su primer concierto en solitario antes de residenciarse en Nueva York, lugar en el que espera poder aliarse con figuras importantes en pro de la música venezolana.

—¿Qué es lo más complicado de hacer un concierto en solitario?
—Me da mucho miedo que la gente se fastidie de la sonoridad del cuatro. Es un trabajo muy difícil encontrar el repertorio ideal que permita enlazar un tema con el otro. Este concierto es para demostrar la versatilidad del instrumento en géneros como la salsa, el jazz, el rock.

—¿Cuál será el repertorio?
—De todo un poco. Hay canciones que le compuse a mi mamá, a mi papá, a Cumaná, a mis sobrinitos, a mi esposa. Además, versionaré temas de Nirvana y de Juan Luis Guerra. Voy a tratar también de interpretar un joropo oriental con la mandolina, tocaré maracas orientales y quizás también cante.

—¿El cuatro es respetado como se merece?
—Es hora de que el cuatro tome protagonismo mundial. Todos los días vemos en Youtube bandas que utilizan ukelele, por ejemplo. A mí me encantaría que el cuatro llegue a ese nivel de popularidad. Cada vez que se toca música venezolana en otras partes del mundo el público reacciona de una manera muy emotiva, eso siempre me ha sorprendido. Ojalá uno pueda entrar a una tienda de música en Checoslovaquia y ver un cuatro guindado en la pared.

—¿El gusto del público local por la música venezolana es genuino o por solidaridad?
—Yo espero que la gente crea en la música venezolana y no que la escuche por obligación. Hay que echar a un lado esa idea de apoyar por apoyar. Tú compras una entrada para ver a Shakira porque te gusta, no por apoyarla. Yo quiero que el público desarrolle ese amor por lo nuestro.

—¿Qué expectativas tiene de su futuro fuera de Venezuela?
—Quisiera tocar con muchos artistas internacionales, que compartamos para que luego sean ellos los que toquen ritmos venezolanos. Nuestra música no es más popular no por falta de calidad sino por falta de difusión. Es muy difícil para los músicos del país ir a festivales y estar en contacto con grandes estrellas. Me da mucha tristeza ver lo que ha pasado en los últimos años y cómo afecta al sector. Es mucho más fácil trasladar a seis artistas de Estados Unidos a cualquier parte del mundo que hacerlo desde Venezuela por todo el tema económico. Debemos salir a llevar la música venezolana y no esperar a que vengan por ella.