• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Hay que honrarlo con la honestidad en la que cabalgó siempre”

Show Amor y Humor, espectáculo humorístico realizado por  Rolando Salazar, Claudio Nazoa,  Pedro León Zapata y Sus Amigos, Caracas 13-02-2008 | Foto: Nelson Castro / El Nacional

Show Amor y Humor, espectáculo humorístico realizado por Rolando Salazar, Claudio Nazoa, Pedro León Zapata y Sus Amigos, Caracas 13-02-2008 | Foto: Nelson Castro / El Nacional

El legado del artista trasciende su obra. Su humor formó generaciones enteras, que hoy lloran su fallecimiento

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sus amigos más cercanos no hablan de Pedro León Zapata en pasado porque afirman que su legado, su historia, no ha terminado. Para ellos y para el país, el caricaturista escribió páginas de la realidad venezolana con la palabra precisa, en los momentos adecuados. Cuando Laureano Márquez, Miguel Delgado Estévez y Claudio Nazoa lo describen, coinciden en una palabra: luz.

Con Márquez compartió espacio en la página “El librepensador” que publicaba El Nacional. Para el humorista, Zapata era un ejemplo. “Brilló mucho tiempo e intensamente. Es uno de esos faros luminosos del alma venezolana, del país amable, risueño, esperanzado y bondadoso con el que uno sueña. Creo mucho en el ejemplo y él ha sido para los venezolanos un maestro en muchas cosas. Lo veo como un hombre siempre generoso y de un ingenio pocas veces conocido”.

No era un hombre de sonrisa fácil aunque trabajó el humor, afirma Miguel Delgado Estévez, con quien condujo Divagancias por más de 10 años. Para el músico, Zapata se hizo un espacio en la historia del país gracias a su talento, a su agudeza crítica, a su generosidad y a su coherencia.

“No solo debemos hablar de su legado como artista plástico sino como alguien que está, incluso, por encima de eso. Sus ‘Zapatazos’ hablan mucho de la identidad de un país con un hombre y de un hombre con su país. Pedro León era la coherencia más pura entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. La generosidad de Pedro León con la gente que se le acercaba a pedirle algo era inmensa. Todo por ese afán de ayudar”, afirma el músico.

En “El librepensador” también compartió con Claudio Nazoa. “Él era nuestro jefe. Laureano y yo tuvimos la suerte de trabajar a su lado. Su legado es tan importante que es muy complejo hablar de él. Referirse a él en una sola área es imposible. Era un hombre absolutamente culto”, señala el humorista.

Para los tres, quienes lo visitaban constantemente en los últimos años, Zapata no se fue y su nombre seguirá presente por mucho tiempo.

“Pedro León desde hace rato se hizo un espacio en la historia de Venezuela. Sé que buena parte del país está abatido por su fallecimiento. Lo mejor que podemos hacer es honrarlo con la honestidad en la que cabalgó siempre, con la generosidad que él siempre tuvo. No era un caballo de guerra sino de paz”, concluye Delgado Estévez.