• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La homofobia no es cosa de hombres , un llamado a la tolerancia en el teatro Escena 8

El elenco de <i>La homofobia no es cosa de hombres</i>  | Foto: Luis Manuel Gondelles

El elenco de La homofobia no es cosa de hombres | Foto: Luis Manuel Gondelles

La obra tiene un mensaje reflexivo para que las personas cuestionen lo negativo de la discriminación, utilizando el humor y el drama para llegarle a la auciencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El día viernes 15 de julio se estrenó en el teatro Escena 8 la obra teatral La homofobia no es cosa de hombres, interpretada por Hilda Abrahamz, Jean Carlos Simancas, Coquito, Jesús de Alva y Laureano Olivares. La obra, escrita por Daniel Ferrer Cubillán y dirigida por Javier Vidal, muestra la historia de cinco personas lidiando con la homofobia, la promiscuidad, la identidad sexual y el descubrimiento y la aceptación de sí mismos.

Enrique, interpretado por Laureano Olivares, es un ingeniero que encuentra su orientación sexual de manera fortuita y cuenta cómo ese episodio de su vida lo marcó a él y a quienes lo rodean. Arturo, interpretado por Jesús de Alva, es un administrador que descubre su verdadera vocación en la prostitución pero, al encontrar el amor al ejercerla, se ve obligado a enfrentar las consecuencias de su modo de vida.

Por otro lado está el abogado homofóbico  Luis Manuel, interpretado por Jean Carlos Simancas, quien mediante una carta se entera de una realidad que lo dejará impactado y sin habla.

El tono cómico de la obra es aportado por el personaje de Edgar el odontólogo, interpretado por Coquito, que expresa su forma de ser sin tapujos, haciendo también una diferenciación importante entre la orientación sexual, la identidad sexual y el género, pero quien también esconde tragedias debajo de su jocosa forma de ser. Por último, está Ella, interpretada por Hilda Abrahamz, que habla sobre cómo una mala decisión le marcó la vida y la importancia de ser quien de verdad uno es para encontrar la felicidad.

Mensaje de Tolerancia

Con el acompañamiento musical entre historias de María Gabriela Silva, y la presentación de Astrid Carolina Herrera, la obra trata de enviar un mensaje de tolerancia a la sociedad venezolana con respecto a un tema tan tabú, representando el sufrimiento al cual se exponen quienes son discriminados, y cómo este sufrimiento ajeno puede convertirse en propio.

“El mensaje de la obra es un mensaje de igualdad, de no juzgar, de no señalar, de no calificar”, afirmó el presentador y actor Jesús de Alva sobre  la importancia de la obra y su mensaje para la sociedad venezolana.

Valoró la importancia de este mensaje al recordar el tiroteo en el club gay de Miami. “Estamos recientemente viviendo la tragedia que ocurrió en Orlando en EE UU y es una muestra de lo que es la no tolerancia y la no aceptación a personas que  simplemente tienen gustos distintos a los nuestros”,  declaró.

Alva calificó a  su personaje como “un sinvergüenza, un irresponsable” por su estilo de vida promiscuo que le trae varios predicamentos. Entre estos, está el contagio con el virus del VIH.  El finalista del Mr. Venezuela de 2014 afirmó que Arturo busca concientizar a la población sobre las más  “ de 11.000 personas que se infectan al año con el VIH en Venezuela”.

Otro mensaje que hace llegar con su personaje es el de lo negativo de convertirse en “una máquina generadora de dinero”, como lo definió Alva, a raíz de la satisfacción sexual. “Estamos hablando simplemente de irresponsabilidad por una satisfacción, por el deseo de estar con alguien y luego con otra persona, y al mismo tiempo se convierte en una necesidad de generar dinero. Además de hablar de la implicación de este comportamiento al personaje mostrar una capacidad de desconexión total entre su cuerpo y sus sentimientos”, afirmó.

Respecto a esta decisión profesional de presentarse en tarima, algo distinto a los estudios de televisión en los cuales normalmente se desenvuelve Alva, el zuliano manifestó encontrarse en un proceso de aprendizaje. “Yo no soy actor, yo soy animador”, aseguró haberle dicho a sus compañeros de escena. “Estoy descubriéndome a mí mismo, y qué mejor forma de hacerlo que con los maestros (…) entonces es una oportunidad maravillosa de aprender y delograr tener la capacidad de lograr yo mismo llamarme actor” sentenció.

Tiempo de reencuentros

En cuanto a esta etapa de aprendizaje de Alva, William Machado, mejor conocido como ‘Coquito’, dijo que “Jesús es un chamo que  tiene muchas ganas de aprender y que escucha mucho”. También hizo una valoración de lo que significaba reencontrarse con Simancas, Hilda Abrahamz o Laureano Olivares.

“Para mí es un reencuentro con Jean Carlos Simancas, yo hice con él hace más de 20 años Kaína en Venevisión, hace más de 10 años hice Negra Consentida en RCTV, y hacer teatro con él por primera vez, fue maravilloso”, dijo Coquito sobre compartir, en una nueva modalidad artística, con Simancas. “Yo amo mucho a Jean Carlos, lo respeto mucho”. “Laureano es mi amigo, es mi pana. Con Hilda compartí en Kaína y fue un reencuentro maravilloso también”, dijo refiriéndose a sus otros compañeros.

El intérprete de Edgar expresó que no se inspiró en una persona en específico a la hora de representar el papel del jocoso odontólogo. “Sería injusto decirte que fue una sola persona, tengo muchos amigos homosexuales, y cada uno es distinto”, afirmó.

“No todos los homosexuales son iguales, me parece una irresponsabilidad y un irrespeto esa ridiculez que decimos ‘él no parece homosexual’”, reflexionó el actor en referencia a la predisposición a generar estereotipos de las personas homosexuales.

También hizo referencia a la tendencia a confundir la orientación sexual con la identidad sexual y cómo una cosa no tiene nada que ver con la otra. “Este personaje era el más evidente de todos, pero por eso es que dice ‘yo no soy una mujer que desespera por salir de este cuerpo, yo soy varón, mi cédula dice que soy varón, pero me gustan los hombres y soy feliz’, ¿Cuál es el problema?”, cuestionó Coquito, recriminando la asunción generalizada de que los homosexuales son mujeres en cuerpo de hombre.

Respecto a su personaje, el actor se sintió muy agradecido por haberlo recibido. “Que me hayan dado este personaje para mí es muy importante, porque él es muy distinto a mí en muchos aspectos, pero también muy parecido a mí, porque lo que tiene este personaje es que es como yo, no tenemos filtro y no nos interesa lo que piense la gente de nosotros” manifestó.

Acerca del mensaje que esta obra y su personaje pretenden hacer llegar al público, Coquito enfatizó la importancia de la tolerancia. “Dejemos la estupidez y la ridiculez de estar criticando a los demás. Basta de denigrar a los demás por cómo piensan políticamente, por el color de nuestra piel, por nuestra estatura, por cómo nos vestimos, por nuestra condición social, por nuestra orientación sexual, basta”.

“Respetemos. Respeto y tolerancia. Los homosexuales no están pidiendo permiso para que los acepten, son homosexuales y punto.”, dijo Coquito, haciendo un llamado a no criticar a las personas.  “No se tiene que mirar feo a nadie”, agregó.

Sí se puede

En relación a la situación del país, Coquito afirmó que sí se puede salir de la crisis.   “Sí se puede. Trabajemos por este país, dejemos de buscar responsabilidades y culpables. Seamos solución y no problema. No critiquemos al que se va y,  el que se fue, no critique al que se quedó”, aseveró  haciendo un llamado a la unión para sacar el país adelante.