• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El hombre invisible se esconde en Caracas

El artista chino Liu Bolin está en el país para desarrollar su propuesta artística, en la que se mimetiza con el entorno para hacerse invisible. Un stand de cómics y otro de frutas tropicales son dos de las intervenciones que hará 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Así como en sus intervenciones artísticas, Liu Bolin está y no está. Desaparece y de pronto resurge entre la gente y en medio de las esculturas de Manolo Valdés que están exhibidas en la galería Freites, lugar que le servirá como taller hasta el martes, día que finaliza su visita al país.

No es que el artista chino haga magia o que esté camuflado en la cotidianidad -como hace en sus obras, en las que se mimetiza con el fondo- sino que se mantiene tan partícipe en la realización de sus elaborados trabajos que no puede evitar moverse de un lado a otro con la agilidad de una gacela.

Cuando por fin permanece quieto durante un rato, igual está ocupado: sentado frente a su laptop observa los resultados de las tomas registradas por su compañero de equipo, el fotógrafo estadounidense Zachary Bako, o conversa con varios artistas voluntarios venezolanos que le ayudarán a desarrollar las piezas que tiene previsto hacer en el país.

Como el creador de 40 años de edad no habla ni inglés ni español, tiene a su lado una traductora de mandarín que, algo nerviosa, trata de comunicarle al grupo sus instrucciones. Él se ríe con complicidad cuando la joven tartamudea y le da palmaditas en la espalda, en señal de agradecimiento.

El grupo de artistas visuales convocados no puede ocultar en sus rostros la admiración que siente por Bolin, que desde 2005 se hizo conocido en el mundo entero por su obra, en la que se esconde para protestar. Originalmente en contra de la demolición por parte del gobierno de China de la ciudad de Suo Jia Cun, en la que vivía y trabajaba con un colectivo de artistas; y más tarde por otras causas, como la pérdida de individualidad en la sociedad actual y la manera cómo el medio ambiente afecta a las personas.

El creador nacido en Shangdong y graduado en la Central Academy of Fine Arts en Pekín se ha mimetizado con la serie Oculto en la ciudad en la Muralla China; en las calles de Nueva York, con estantes de botellas de refrescos y hasta con diseños de Valentino. En Caracas lo hará con un stand de revistas de cómics y con otro de frutas tropicales. También tiene previsto, si la logística lo permite, hacer lo mismo en exteriores: uno sería en el Ávila y otro, el más ambicioso, en algún lugar de la Gran Sabana, preferiblemente el Salto Ángel.

Todos estos escenarios Bolin los planeó apenas llegó al país, el martes en la noche, proveniente de Bogotá (la primera ciudad latinoamericana que conoció). No antes, pues el artista busca empaparse in situ de la cultura de los lugares para decidir su performance.

La improvisación es algo que puede traer de cabeza a quienes lo invitan, pero para Eduardo Tamayo, gerente general de la galería Freites, la forma de trabajar del realizador ha sido todo un reto: “Apenas nos reunimos el miércoles en la mañana me dijo que necesitaba 20 voluntarios y 10 pintores asistentes para cada una de las intervenciones que piensa realizar. Tuvimos que empezar a buscar a toda esa gente. Ahora se ha emocionado, está muy feliz por la receptividad y quiere hacer más cosas mientras el tiempo se lo permita”.

La proactividad del artista se desborda en dos pisos del centro expositivo. Mientras finiquita los detalles para la locación de la intervención con los cómics, también trabaja en una nueva serie, Máscaras, que comenzó en Colombia. En esta propuesta, Bolin crea el fondo de la obra a partir de personas que camufla. A cada una de ellas se les toma una foto y luego arma la composición en la computadora.

Inspirado en lo que ha visto en los últimos días, el creador pensó en una obra hecha a partir de billetes venezolanos que representaran la inflación y el alto costo de la vida. Bolin confiesa que se sintió horrorizado por el precio de una botella de agua. También se le ocurrió otra con dianas humanas que personificaran la violencia. Hoy tiene planeada una intervención a partir de empaques de harina PAN.