• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Dos historias reales son las favoritas para el gran premio

La ceremonia de entrega de los premios Oscar 2016 será el domingo 28 de febrero | Foto: Getty images

La ceremonia de entrega de los premios Oscar 2016 será el domingo 28 de febrero | Foto: Getty images

Ocho largometrajes compiten hoy por el principal galardón de la Academia de Hollywood. Los críticos se inclinan por En primera plana y El renacido, filmes basados en un escándalo contemporáneo y en un sobreviviente del siglo XIX, respectivamente. Un grupo de cineastas venezolanos ofrece su opinión sobre lo que consideran son los aciertos y debilidades de las producciones que este año aspiran al Oscar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En primera plana: Un grupo de reporteros acuciosos quiere más.

Joel Novoa

Es un thriller de investigación que se distingue por la importancia del tema que aborda. Lleva el sello de estar basada en hechos que realmente ocurrieron y recuerda películas importantes dentro del cine estadounidense como Todos los hombres del presidente o El informante, ambas nominadas en años anteriores a los premios de la Academia.

Se vale de un guion efectivo que integra el drama, el misterio y la denuncia. Lo interesante del tema deja en un segundo plano la profundización de los personajes. Sin embargo, es tan interesante lo que ocurre que somos capaces de seguir la historia solo con pinceladas que nos hacen quererlos. 

La cinta, poco a poco, se ha ido colocando entre las favoritas para ganar la estatuilla. Si bien no está diseñada para sacarnos lágrimas o risas, ni para maravillarnos con las destrezas técnicas de su director, nos hace reflexionar sobre nuestras conductas sociales básicas de complicidad y el daño que hacemos por la necesidad de nuestra propia supervivencia. De las películas que he visto este año, es una de las que más se ha quedado conmigo.

Como se basa en hechos reales, hace tomarnos más en serio el mensaje. La Academia tiende a dar especial importancia a largometrajes de este corte de denuncia cuando los temas son relevantes, pero en general terminan quedando relegados por aquellos que representan innovaciones técnicas.

Esta película creo que llega en desventaja ante muy buenos filmes como El renacido o Mad Max. Tiene en contra el poco énfasis del brillo técnico y lo poco innovadora de su estética. En primera plana, en mi opinión, es la cinta que merece quedar en la historia y ganar el premio. Es relevante en la sociedad, está bien actuada y muy bien manejada, pero creo que terminará cediendo ante producciones de mejor empaquetado como las antes mencionadas.


El renacido: La venganza que también quiere ser laureada.

Hernán Jabes

El mérito más importante es su magnífica realización, que incluye la puesta de cámara, la dirección de fotografía y un notable diseño de producción. Las imágenes son poderosas, de una calidad absolutamente maravillosa. Todo está muy bien logrado. Es una producción que exigió que todos estuvieran preparados, física y mentalmente, razón suficiente para ser considerada. Sin embargo, su carencia más grande es la falta de emoción y un guion que se derrumba en la primera hora. Carece de la empatía necesaria que justifique dos horas y media de duración. La venganza, hilo conductor del filme, no posee el sustento emocional que nos identifique con Hugh Glass (Leonardo DiCaprio).

Nos abruma con la sanación acelerada del protagonista tras sufrir, una y otra vez, maltratos físicos que pocos, o nadie, podrían aguantar. Redunda en escenas gratuitas, forzadas y azarosas, construidas para un desenlace conveniente y predecible. Son varias las veces que la cámara se salpica con sangre y hielo, evidenciando el gusto por el falso documental. Se regodea en una técnica espectacular, pero deja de lado el alma de la historia. Impacta, pero no conmueve. Su sostén es la grandilocuencia visual. En definitiva, mucho ruido y pocas nueces.


La gran apuesta: Se prevé una crisis para ir tras el galardón.

Carlos Caridad Montero

¿Dónde estuve metido que no supe de la existencia de esta joya? Me vine a enterar que existía muy recientemente, cuando su título comenzó a sonar como una de las más fuertes candidatas al Oscar.

Me acerqué a ella totalmente desprevenido, con la guardia baja y qué sorpresa me llevé. Puedo decir que hace mucho tiempo no me gustaba tanto una película de ficción. La gran apuesta está realizada con un desparpajo poco usual en el cine de Hollywood tradicional de los últimos años. Me llamó la atención que dinamita las estructuras dramáticas convencionales, que a ratos se vuelve autorreferencial y que no teme proponer juegos con el espectador. Una narrativa que sorprende con cada giro de la historia y que se esfuerza en desmontar los discursos económicos, obtusos y herméticos que se idearon para confundir a los ciudadanos y ocultar la mayor estafa del último medio siglo.

Está contada como un collage que mezcla hábilmente documental, infomercial y fotoperiodismo, todo sazonado con dosis de humor, cítrico y oscuro, armado con técnicas de montaje que se remontan al cine soviético de los años veinte.

Quizás sea demasiado vanguardista para el gusto conservador de los miembros de la Academia y tenga más posibilidades en otras categorías: Mejor Guión Adaptado y Mejor Edición.


Mad Max: Un mundo anárquico maravilla a la Academia.

Diego Rísquez

No es el tipo de película que suelo ver, pero era la única función disponible cuando llegué a la sala de cine. Los primeros diez minutos me parecieron interesantes. Me sorprendieron los efectos, toda la parte técnica; sin embargo, llega un momento en el que se convierte en una trama que se repite constantemente. Por eso no me enganchó. Es muy efectista, solo destaca por el virtuosismo, por esa inventiva. La dirección de arte es impresionante, toda esa capacidad de llevar a la pantalla ese mundo. Vi la saga de los años ochenta, la que protagonizó Mel Gibson, y me llamó mucho la atención en esa época. Despertó en mí curiosidad, pero esta vez sentí que había visto todo a los pocos minutos. Es impresionante cómo hacen que uno vea de una forma tan eficaz a Charlize Teron sin brazo en la película, eso me pareció brillante. Uno se lo cree totalmente. Los carros que vuelan, las explosiones, todo eso deslumbra. Mas, la historia no. La puesta en escena vale más la pena. También destaco ese tema anarquista e irreverente de la historia, pero tampoco es algo novedoso. Es una película de aventura más.


La habitación: El encierro que permite soñar con la gloria.

Kaori Flores Yonekura

Una película muy poderosa sobre el amor y la luz, dirigida de manera fascinante por Lenny Abrahamson. Explora la psicología y la espiritualidad de sus personajes de una manera cuidadosa: Joy (Brie Larson) está secuestrada desde hace 7 años por un hombre al que llama “el Viejo Nick” (Sean Bridgers). En ese contexto nace su hijo Jack (Jacob Tremblay). Es una historia que comienza con un realismo mágico encantador gracias al personaje del niño, que presenta su cosmovisión basado en sus objetos, además de seres y situaciones vistos en la televisión. 

Todo esto va evolucionando sutilmente a un drama, que presenta el cautiverio en el que viven estos dos personajes hasta que logran su libertad. Luego nos sumergimos en una revisión psicológica sobre la adaptación a la vida normal de un secuestrado. La guionista, Emma Donoghue, introduce una crítica inteligente sobre el amarillismo mediático. Percibo La habitación como el Boyhood de este año, un filme con valores de producción basados en lo sencillo y poderoso de la espiritualidad humana, no en lo espectacular y entretenido, como son sus competidoras. Dudo que pueda ganar la estatuilla por su perfil indie, esto no tiene cabida en el cine industrial que se premia normalmente en la categoría.


Misión rescate: Sobrevivir en otro planeta quizás tenga su recompensa.

Alejandro Hidalgo

Se trata de una película que resulta correcta desde todo punto de vista. Al analizar la estructura del guion, sus puntos de mayor intensidad están bien ubicados a lo largo del desarrollo de la historia. Cuenta con una excelente puesta en escena que nos invita a explorar un universo lleno de posibilidades; una acertada dirección de actores y, por supuesto, un despliegue de efectos visuales que destaca en conjunto el diseño de producción, ese trabajo que recrea de forma exacta y magistral el planeta rojo y parte de nuestra galaxia (requisitos mínimos de una producción millonaria de la industria). Aun así, más allá de la forma, considero que las debilidades de la obra están en el fondo, en el contenido dramático, que desde mi perspectiva pudo alcanzar mayores picos de profundidad. Pudo haberse logrado una trama que conectara con más fuerza con su público para satisfacerlo emocional e intelectualmente.

Los argumentos y progresiones del conflicto eran excitantes, pero por otro lado la obra deja la sensación de que es una historia vista y contada cientos de veces, en la que el protagonista demuestra su mayor valía, se aferra a la vida y finalmente sobrevive. Todo esto con la carencia de dilemas, conflictos internos y contradicciones.


Puente de espías: Una negociación aspira a más satisfacciones.

Luis Carlos Hueck

Muy buena película de Steven Spielberg, basada en hechos reales, sobre una historia de espías durante la época de la Guerra  Fría. Con mucha tensión donde tiene que haber tensión y toques de humor cuando tiene que haber humor, la cinta tiene un ritmo lento pero jamás aburre. 

Cuenta con la actuación siempre impecable de Tom Hanks, quien hace el papel de James Donovan, un abogado que se encuentra sumido en el centro de la Guerra Fría cuando la CIA lo envía en una misión casi imposible: negociar la liberación de un piloto estadounidense capturado en la URSS. Excelente la interpretación de Mark Rylance como el agente soviético Rudolf Abel. 

Para mí este filme es mucho mejor que Lincoln. Spielberg, como siempre, cuida todos los detalles de una película de época. Le da toques dramáticos, añade algo de acción y caos, y transforma los espacios ordinarios en campos de batalla: una casa, una oficina o una calle.

La música es extraordinaria; el guion, el ritmo y las actuaciones magistrales. Nada ni nadie desentona. 

Puente de espías es un sólido thriller. Spielberg supo ejecutar el final en el puente a la perfección, al punto de que quedamos felices de haber visto una cinta de tal calidad. Deja muy buen sabor de boca. Un bombón de película.


Brooklyn: La búsqueda de identidad que puede cargar con la estatuilla.

Elia k Scheider

Esta película que ha sido nominada al principal galardón de la Academia es una hermosa historia. Estamos frente a un drama romántico muy bien escrito y dirigido con gran sensibilidad, lleno de matices emotivos y referencias históricas sobre la emigración y búsqueda de la identidad irlandesa. El director Jhon Crowley, un irlandés con una larga y sólida carrera teatral, y Nick Hornby, novelista y guionista inglés, adaptaron Brooklyn, la novela del premiado Colm Tóibín. Es el tema de la pérdida de la identidad y el reencuentro con las raíces, pero visto desde la perspectiva de la necesidad interior y la capacidad de reconocerla dentro de uno. Es obviamente el tema que preocupa y que mueve en la historia. El viaje de la protagonista se transforma en su viaje interior y ya no es el mismo personaje que conocimos al inicio de la película. Crecer duele, pero es la única forma de sobrevivir. Es una película muy de Oscar. Tiene todos los elementos que a la  Academia le gustan. La fotografía no es lo mejor, pero destacan las excelentes actuaciones de Saoirse Ronan (Eilis) y Emory Cohen (Tony), que sin duda entran en esta carrera del Oscar con grandes probabilidades de ganar.