• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Una historia en dos tiempos denuncia el horror de la violencia

El montaje sigue la historia de una pareja que pasa del amor al desamor luego de 7 años de relación | FOTO Cortesía Séptimo Piso

El montaje sigue la historia de una pareja que pasa del amor al desamor luego de 7 años de relación | FOTO Cortesía Séptimo Piso

La pieza, original de la autora catalana Gemma Rodríguez, es presentada por el grupo Séptimo Piso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una relación de pareja la entrega tiene muchos significados. Pero en el amor no todo puede permitirse. Cuando el romance se convierte en violencia, es urgente tomar una decisión. Esta es la idea que surge a partir de Te querré infinito, pieza escrita por la dramaturga catalana Gemma Rodríguez que volverá a los escenarios desde el sábado. Presentada por Séptimo Piso y dirigida por Dairo Piñeres, las funciones serán en el Trasnocho Cultural de Las Mercedes.

La autora estrenó el montaje en el Teatre Nacional de Catalunya en 2004; Piñeres la mostró en Venezuela cuatro años más tarde, primero en el Ateneo de Caracas y luego en el Celarg. Ahora ha decidido reestrenarla con los mismos códigos que utilizó entonces. “Es una de las autoras contemporáneas más importantes que tiene España. Yo había visto el texto, me gustó el título y la embajada española dijo que nos apoyaría en esa época. Gemma habla mucho desde el corazón, porque de verdad es una obra que se hace sentir”, recuerda el director.

Con Te querré infinito, Piñeres llega al Trasnocho Cultural, espacio en el que no se había presentado antes con su agrupación. “Nos llamaron para ofrecernos esta temporada y es un honor muy grande. Tenía mucho tiempo queriendo montar mi trabajo en este teatro. Y con esta pieza, que siempre está vigente porque no sólo toca el tema del amor o el desamor, sino el de la violencia doméstica y sus consecuencias”, agrega el profesor de Unearte y Premio Municipal de Teatro 2006.

El elenco está conformado por Alexander Rivera, Janset Rojas, Luis Vicente González, Marco Alcalá, Simona Chirinos y Dayra Lambis, quien se suma alequipo en esta temporada. Ellos son los encargados de escenificar la trama: Nico y Ana se conocen en una empresa multinacional y se enamoran. Luego de siete años y un hijo, la relación se deteriora. El cariño se ha convertido en rechazo y violencia. En medio de este caos, la directora del colegio al que asiste el pequeño será la vía de escape, los episodios de humor negro.


La estructura escénica. Te querré infinito se desarrolla en dos tiempos. Sobre el escenario ocurrirá el inicio de la relación y, al mismo tiempo, la fractura emocional y espiritual de los protagonistas. Este paralelismo está apoyado en la escenografía, que busca fusionar una oficina de empresa y la de una institución educativa. Para ello se emplean colores fríos –entre los que predominan grises, azules y blancos– y líneas rígidas.

A pesar de que no es lo común en sus obras, con este montaje Piñeres explora el naturalismo. En escena no existen grandilocuencias, sino un trabajo de actor más cercano a lo cotidiano. “Yo hago teatro para no ver la realidad de la calle. A mí no me gusta ir a una sala a ver lo que nos sucede. Pero esta obra es tan realista que lo llevé de esa manera. Dividí a esta pareja en dos, así que son cuatro actores interpretando a los mismos personajes, pero en distintos tiempos de sus vidas. Puse a dos blancos y a dos morenos; y no por un tema de racismo, sino para decir que esta situaciones pueden ocurrir en cualquier cuerpo, alma, casa”, explica.

Acerca del tema de la violencia, en cualquiera de sus expresiones, Piñeres dice que es importante estar alerta: “La agresividad está a flor de piel, es un asunto mundial. Uno debe meditar hasta dónde puede permitirse el ser humano atentar contra su integridad. La violencia no lleva a nada, al final no va a generar ninguna satisfacción”.


Te querré infinito

Paseo Las Mercedes, Trasnocho Cultural, Espacio Plural

Estreno: 5 de octubre

Funciones: sábado y domingo, 4:00 pm

Entrada: 160 bolívares