• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La historia del país se cuenta en cuatro siglos de arte

 Histórica. Memoria y territorio. Colección Mercantil | Foto: Francesca Commissari

Histórica. Memoria y territorio. Colección Mercantil | Foto: Francesca Commissari

La exposición Histórica. Memoria y territorio de la Colección Mercantil se divide en tres conceptos: naturaleza, ciudad y símbolos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que la Colección Mercantil comenzó el desarrollo de su programación expositiva, hace más de 15 años, se ha enfocado en algunos períodos del arte nacional. En su exhibición más reciente, Histórica. Memoria y territorio, no se centra en un lapso específico, sino que reúne cuatro siglos de producción artística (desde el XVIII hasta el XXI) para construir nuevas visiones y alternativas de lectura del país.

En el Espacio Mercantil hay 56 obras que alimentan la muestra que se divide en 3 conceptos: La Naturaleza, La Ciudad y Los Símbolos, todos vistos desde la idea del lugar. La exposición, que antes se organizó en el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia, fue concebida por el curador Félix Suazo y la responsable de la Colección Mercantil, Tahía Rivero.

Cuando entra en la sala el visitante se encuentra con el núcleo dedicado a la naturaleza, lugar de gracia, de exotismo, de territorio. Allí dialoga una pieza de Elisa Elvira Zuloaga, Sequía en el parque Codazzi (1974), con una imagen cósmica de Elsa Gramcko, Horno solar (1976). Las Composiciones botánicas de Beatriz Inglessis confrontan las flores de arcilla esmaltada de Valerie Brathwaite.

Se incluyen trabajos de cronistas como la reproducción facsimilar que hizo en 1856 de la Hacienda San Esteban, en Puerto Cabello, el pintor viajero, Ferdinand Bellermann, o los dibujos que Manuel Ovalles elaboró de playa Grande, en Choroní, en 1883.

“La idea es armar un imaginario paralelo que quizá no es la imagen representativa, sino cómo los artistas han incidido en la construcción del imaginario de la naturaleza. Por ejemplo, con el encapsulado del río Caroní que hizo Miguel von Dangel en 1982”, expresa Rivero.

Las obras de la naturaleza abren paso a las de la ciudad, al lugar promisorio, espacio cambiante e impredecible. Los espectadores podrán observar allí piezas como el video de Nela Ochoa San Joaquin c’est un geste (1985). “Es muy interesante porque deja por sentado que San Joaquín es un gesto, no un territorio, ni una ciudad, sino el gesto hecho por las mujeres que venden las panelitas en la autopista”, dice la curadora.

En el núcleo se exhibe una de las pocas obras geométricas de la muestra, Sentido y significado (1986) de Rolando Borrego Suazo. También está 3 primaveras de Eugenio Espinoza. “Él siempre trabajó con retículas, aquí las expone pero las niega a tal extremo que las encapsula y no sabemos qué contiene”, agrega.

La naturaleza y la ciudad están conectadas por los símbolos que los habitantes le dan al territorio, como el lugar de la idea. Allí conviven los porfiados de Ana María Mazzei que integran la obra In memoriam. Ewaipanoma-yanomami (1994) con Rosario (1999) de Carlos Zerpa. También se encuentran una pieza del siglo XIX, El Libertador Simón Bolívar de D. Y., y El Samán de Güere de Juan José Olavarría (1999).

“La posibilidad de contar la historia es infinita, tiene muchos matices. La idea es que los espectadores vean el arte venezolano en el tiempo, cómo tiene coherencia y cómo con él se puede construir la historia”, manifiesta Rivero.

Histórica. Memoria y territorio. Colección Mercantil.
Espacio Mercantil, edificio Panaven, avenida San Juan Bosco con tercera transversal de Altamira
Horario: martes a viernes, de 10:00 am a 5:00 pm; domingo, de 11:00 am a 3:00 pm
Entrada libre