• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

“Si no hay harina pan, por qué vamos a tener acrílicos”

Hernández tardó casi dos años en completar la muestra | FOTO OMAR VÉLIZ

Hernández tardó casi dos años en completar la muestra | FOTO OMAR VÉLIZ

El artista considera una odisea su serie sobre geometría abstracta, que está compuesta por casi 30 piezas en diversos formatos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Profundas superficies los planos y las perspectivas se quiebran y recomponen. En sus cortes rectos, punzantes, las piezas juegan a confundir al espectador con sus volúmenes. La muestra, que se inaugura el domingo en el Centro de Arte Daniel Suárez, es consecuencia de las casi cinco décadas de investigación que Ángel Hernández ha dedicado a la geometría abstracta.

“En mi estilo echo mano de las formas geométricas básicas, pero aunado con la descriptiva y buscando el volumen virtual, no concreto ni real. Esa es mi intención y creo que es una de las diferencias que he logrado con el tiempo”, expresa Hernández, cuya inclinación por la línea y el dibujo lo llevaron a la Facultad de Arquitectura luego de haber finalizado sus estudios en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas.

La individual tardó casi dos años en completarse. El artista caraqueño elaboró, con el apoyo de Daniel Suárez y del espacio expositivo que también es taller, las piezas en pintura sobre MDF. Fueron empleados métodos digitales de trabajo. “Ni siquiera la figuración está apartada de la ciencia”, apunta Hernández.

El curador e investigador de comunicación visual Humberto Valdivieso señala en el catálogo: “Es la muestra de una obra madura, sustentada sobre tres paradigmas claves del arte contemporáneo: el taller como laboratorio de investigación plástica, la experiencia como proceso de percepción y el diálogo de la obra con la ciencia y la tecnología (…) Los objetos geométricos no son las obras sino su posibilidad de existencia. Son el señuelo: una invitación”.

Profundas superficies se compone de obras en pequeños y grandes formatos. Algunas se fracturan entre colores tierra combinados con intensos rojos. Otras, en tonos azules y grises van armadas con ritmos vertiginosos. Los efectos invitan a imaginar caídas, engranajes que mutan, figuras que se elevan o se separan de la matriz.

“Cuando uno llega a un estado de cierto dominio con su propio trabajo, cuando uno sabe lo que hace y en lo que cree, la inspiración es simplemente la creación, el trabajo diario, no ese aura que nos viene desde el más allá. Nosotros estamos en otra cosa”, dice quien también se desempeñó como docente.

Con una mirada que delata humor negro, Hernández afirma que los artistas han debido adecuar sus propuestas a la crisis que carcome a Venezuela: “Si no hay harina pan, por qué vamos a tener acrílicos, thinner, solventes… Los colores no se consiguen y si los consigues los precios son extranormales, como todo lo que estamos viviendo. Nos cambiaron el país. Esta muestra fue una odisea del Centro de Arte Daniel Suárez, es algo que no tiene precio. Parece que los menos útiles somos los artistas y tenemos que ser los primeros en adaptarnos a esta situación, pero a veces no hay por dónde”.


Profundas superficies

Centro de Arte Daniel Suárez, Alta Florida

Inauguración: domingo, 11:00 am

Entrada libre