• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El guerrero gentil

Brad Pitt compró los derechos de la novela Guerra Mundial Z en el año 2007 / Foto Cortesía

Brad Pitt compró los derechos de la novela Guerra Mundial Z en el año 2007 / Foto Cortesía

Protagonista y productor, Brad Pitt reinventa el género de los zombis con Guerra mundial Z: las hordas enemigas ahora tienen la velocidad de la globalización

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El zombi lento y tambaleante pasó a la historia. Ahora es extremadamente veloz, masivo, global y perceptivo: sus oídos captan hasta el más imperceptible suspiro emitido por un humano sano y oculto. El rechinar de sus dientes caníbales le pone la banda sonora al derrumbe de una civilización de confort. Un soldado noble y hogareño, sereno ante la adversidad y desprovisto de cualquier poder excepcional, lleva a su familia en el corazón mientras recorre el planeta en busca de una cura.

Brad Pitt compró los derechos de la novela Guerra mundial Z en 2007 y, luego de múltiples cambios de guionistas, presupuestos, escenas y fechas de estreno, la adaptación ve luz.

Las percepciones sobre la película, en general, han variado según el lado del océano. Algunos críticos europeos la han visto como una versión estridente con elevado presupuesto, protagonista famoso y efectos especiales pantagruélicos de Exterminio (2002), del director británico Danny Boyle.

Para la prensa especializada de Hollywood, es un filme más sugerente y adulto que la inmensa mayoría de las superproducciones de superhéroes que se estrenan en época de vacaciones. Pitt, que hace recordar que es un actor notable aparte de todo lo demás, ha despertado simpatía unánime con su composición de un combatiente circunspecto y pensante.

Gerry Lane (Pitt), ex integrante de los cuerpos de paz de las Naciones Unidas, comparte con su venerada esposa y sus encantadoras hijas cuando se percata de que un embotellamiento en una ciudad de Estados Unidos es el comienzo de un Caracazo planetario. Un virus convierte a las personas en monstruos antropófagos que atacan como hordas de bachacos centelleantes, indetenibles y de mandíbulas batientes. Rescatado en un helicóptero del ejército y trasportado a un refugio flotante, Gerry llega a un acuerdo con las desbordadas autoridades estadounidenses: su familia será protegida a cambio de que se ofrezca como misionero para rastrear el origen y posible solución de la pandemia.

Guerra mundial Z ha sido definida como una película de zombis para cautivar a los espectadores a los que no les gusta el género, que se ha caracterizado por producciones de bajo presupuesto, harapos, planos cerrados, escenarios reducidos y lentitud desesperante. Esta vez, la vorágine de la conflagración a escala global es capturada como si la transmitieran cámaras panorámicas de CNN.

Gerry vuela a los dos únicos países que, por los momentos, han controlado la infección: Corea del Sur e Israel, donde hebreos y palestinos se han hermanado para defender las murallas de Jerusalén. A diferencia del libro, se omite cualquier mención a China como fuente de contagio, quizás para evitar un boicot en la nación superpoblada.

El conjunto quizás es algo desarticulado pero, sin duda, Guerra mundial Z ofrece escenas indelebles, incluido un desenlace minimalista que contrasta con todo el gigantismo precedente. La odisea gira alrededor del sol Brad y el resto de las actuaciones son satelitales, fugaces y casi siempre de intérpretes poco conocidos, aunque hay revelaciones como Daniella Kertesz, en el papel de una militar israelí. La Tercera Guerra Mundial se desató con un mordisco.


Guerra Mundial Z

(World War Z)

Horror. Estados Unidos, 2013

Director: Marc Forster

Reparto: Brad Pitt, Mireille Enos

Desde mañana en cines (tambiénm en 3D)