• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El golpe de Tarantino cumplió 20 años

John Travolta, Samuel L. Jackson y Uma Thurman fueron los protagonistas | Foto: Archivo

John Travolta, Samuel L. Jackson y Uma Thurman fueron los protagonistas | Foto: Archivo

Pulp Fiction se estrenó en 1994, con un guion memorable repleto de escenas de violencia y acción que la convirtieron en una película de culto 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sin calcularlo, Quentin Tarantino le inyectó una sobredosis de adrenalina al corazón de la industria del cine estadounidense hace 20 años. La llegada de Pulp Fiction en 1994 quebrantó las carteleras con sus increíbles secuencias de acción y violencia, manejadas con guante artístico.

El guion de la cinta es un rompecabezas memorable despedazado en 154 minutos de intensas emociones. Los espectadores de la época quedaron en shock.

“La película es sinónimo del término posmodernidad en el cine. Las historias de licuadora, como especies de collages, eclécticas, pasarán a llamarse tarantinescas a partir del estreno de Pulp Fiction”, indica Sergio Monsalve, crítico cinematográfico.  

Los grandes premios no pudieron obviar la trascendencia que tendría el largometraje. Los miembros de la Academia lo nominaron en varias categorías y le otorgaron el Oscar a Mejor Guion Original en 1995. Fue un gran golpe para los conservadores. Como en Cannes, cuando Tarantino recibió abucheos y silbidos en el momento en que se levantó a recoger la Palma de Oro. Los videos en Youtube quedaron como testigos de ese momento.


De manera vertiginosa, Pulp Fiction comenzó a escalar posiciones dentro de las listas de películas más importantes no solo de la década, sino del siglo XX. Se convirtió en un clásico de todos los tiempos. Sus actores se llenaron de gloria, desde John Travolta, Samuel L. Jackson, Uma Thurman, hasta Bruce Willis y Tim Roth. Algunos rescataron sus carreras del foso, reviviendo gracias a la dosis de Tarantino.

Fenómeno de culto

En una de las célebres secuencias, Samuel L. Jackson y John Travolta, vistiendo impecables trajes negros, conversan sobre los beneficios que brinda Ámsterdam para los drogadictos. Envueltos en los personajes de Vincent Vega y Jules Winnfield, empuñan sus pistolas plateadas para rescatar el maletín de su jefe Marsellus Wallace, que fue robado por un par de jóvenes delincuentes.

“Vincent, ¿somos felices?”, le pregunta Jules a su compañero cuando finalmente encuentran el maletín.

No contesta. Está abrumado por lo que ve. Rompe el silencio con una sonrisa sigilosa: “Sí, somos felices”, responde con sorpresa.

La escena terminó por convertirse en mito. Se dice que ahí estaba el alma de Wallace, que se la había vendido al diablo, por eso las expresiones de asombro al abrir el maletín.

Pulp Fiction está llena de leyendas, de objetos de culto como la billetera de Jules que va acompañada de la frase “Bad Mother Fuc...” y las referencias a las próximas cintas del director.


“Entre las décadas de los ochenta y noventa, las producciones independientes eran planas, sin muchos riesgos. Y de pronto llega esta historia a demostrar lo que debería ser el cine. Pulp Fiction está llena de momentos emblemáticos. Es como una discoteca de la generación de los noventa”, dice Monsalve.

La carrera de Uma Thurman también despegaría con turbinas incluidas después de su inolvidable papel como Mia Wallace. Si en un principio Tarantino no estuvo muy convencido de darle el papel, la actriz terminó por conquistarlo con la peluca negra y sus expresiones determinantes. La desenfadada esposa del gángster Marsellus Wallace, como la describiría el Washington Post, protagoniza una de las escenas más transgresoras de la cinematografía universal, cuando Travolta atraviesa su pecho con una gran aguja para revivirle el corazón con una dosis de adrenalina. Algunos hasta se desmayaron en las salas de cine por esa escena.

Luego vendría el famoso baile que Thurman no quería hacer por temor de que Travolta la opacara. Terminó por convertirse en una de las secuencias insignes del filme.


Secuelas tarantinianas

Desde 2013 Pulp Fiction es resguardada en el Registro Nacional del Cine de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos por ser “cultural y estéticamente significativa”. Se convirtió en una cinta de culto poderosa, tanto en contenido como en ingresos. Recaudó más de 213 millones dólares en todo el mundo, lo que la puso entre las más taquilleras de 1994.

En Venezuela, cineastas como Marcel Rasquin y Jonathan Jakubowicz han declarado las influencias que recibieron de Pulp Fiction. Se nota en Hermano y Secuestro express. Ambos realizadores se presentaron ante Tarantino para mostrarles sus trabajos, recibiendo buenas críticas del director. Más recientemente, los hermanos Bencomo llevaron a la gran pantalla una historia realmente tarantiniana con su Pipí mil, pupú dos lucas. Una cinta disparatada, que seguro Quentin disfrutaría al verla.