• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Una fuente de complejas armonías lleva el nombre del Libertador

“La Simón Bolívar Big Band Jazz es un proyecto único en Latinoamérica”, dice su fundador y director, Andrés Briceño | Foto: Manuel Sardá

“La Simón Bolívar Big Band Jazz es un proyecto único en Latinoamérica”, dice su fundador y director, Andrés Briceño | Foto: Manuel Sardá

La agrupación que dirige Andrés Briceño desde su creación actuará el viernes en Pdvsa La Estancia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La historia de las big bands de jazz en Venezuela es un relato que habla de mística y obstáculos. Sostener de manera independiente a una agrupación de 20 músicos en el país es prácticamente imposible, a menos que sea dirigida por un gran conocedor del género, que agrupe a instrumentistas comprometidos y que tenga el respaldo de una institución como el Sistema de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles. Esos tres ingredientes los tiene la Simón Bolívar Big Band Jazz.

En 2007 Andrés Briceño, profesor de batería en el Conservatorio Simón Bolívar, reunió a una veintena de alumnos con la idea en mente. Su experimento funcionó: en menos de una semana le hicieron una demostración a Valdemar Rodríguez, ejecutivo del sistema de orquestas, y un mes después tocaron para Gustavo Dudamel y José Antonio Abreu.

Briceño, consagrado baterista, reconoce en la idea que concretó Aldemaro Romero en 1951 al primer big band de jazz del país. También recuerda los proyectos de Chuchito Sanoja y Alberto Naranjo con ese formato. Él fue parte del que creó el fallecido Porfi Jiménez, que es el intento más reciente; y estuvo en la Banda Experimental de Caracas, que se formó a partir de unos arreglos de Buddy Rich que le regaló el estadounidense Edward Wolf.

“La Simón Bolívar Big Band Jazz es un proyecto único en Latinoamérica. Somos un impulso para lo que se está haciendo en Ecuador y Colombia”, dice Briceño, quien está al frente de la agrupación que el viernes a las 6:00 pm aportará su talento al Festival de Jazz que organiza Pdvsa La Estancia. Una de las curiosidades será Andrecito, hijo del director, que a los 9 años de edad ya toma las baquetas e impresiona a la audiencia.

El repertorio incluirá música de Duke Ellington, Frank Foster, Thelonious Monk, Don Menza, Count Basie, Tito Puente y Pat Metheny. Linda Briceño, cantante, trompetista y también hija del músico, suele cantar estándares como “My Funny Valentine”. También interpretarán el arreglo de Pierre Bertrand de “Caravan”. Sobre esta última, Briceño señala: “La tocamos en el Dizzy’s Club del Lincoln Center de Nueva York. Wynton Marsallis subió a la prueba de sonido y, al oírla, quedó impresionado. Al final me abordó para pedirme explicaciones”.

Sobre la relación con su hija Linda, una artista de 24 años de edad que cautiva a todo el que la escucha y la ve, dice: “Es interesante porque hay de por medio una cuestión de caracteres. Cada quien tiene su camino. Ella está luchando con su trabajo para quitarse la sombra del papá. Mi hermano mayor es Rolando Briceño, un extraordinario saxofonista y director de Mario Bauzá y Tito Puente. Yo tuve que luchar para dejar de ser conocido como ‘el hermanito de Rolando’. Fuimos criados en un hogar cristiano, tocamos la música por profesión y por devoción. Es eso que llaman la gracia de Dios”.

La gira estadounidense de la Simón Bolívar Big Band Jazz se realizó en noviembre de 2011. Aparte de tocar en escuelas del Bronx y Harlem, ofrecieron un concierto memorable en el New England Conservatory de Boston.

“La formación académica es vital para un buen jazzista y, para desarrollar la creatividad, es necesario manejar ese nuevo vocabulario. Yo logré que los muchachos pudieran salirse del papel, desconectarse de la partitura y no hacer las cosas de memoria”, manifiesta el artista, que ha participado en varios de los ensambles y trabajos discográficos más elogiados del país.

Simón Bolívar Big Band Jazz en concierto
Mañana, 6:00 pm
Pdvsa La Estancia, urbanización La Floresta
Entrada libre
Información: www.pdvsalaestancia.com