• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La francesa Laure Prouvost ganó el Premio Turner

Prouvost era la única no británica entre los seleccionados como finalistas del premio | Foto AFP

Prouvost era la única no británica entre los seleccionados como finalistas del premio | Foto AFP

Las instalaciones de la creadora, que ha desarrollado su carrera en Londres, buscan provocar con el uso incorrecto del lenguaje

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las instalaciones de video de Laure Prouvost, cuyo frenético montaje y el deliberado uso incorrecto del lenguaje buscan provocar a la audiencia, han merecido el Turner, un premio habitualmente controvertido y capaz de propulsar un nombre en el ámbito del arte contemporáneo.

La presentación del galardón se realizó por primera vez fuera de los límites geográficos de Inglaterra, en la localidad norirlandesa de Londonderry, antaño asociada a la violencia política y este año ciudad de la cultura del Reino Unido.

En el fallo de esta edición número 29 ha pesado más la franca sorpresa que la polémica, porque Prouvost, artista nacida en Lille en 1978, no figuraba en ninguna de las quinielas. La crítica apenas había reseñado su obra seleccionada por el jurado del Turner, el video Wantee, en el que prima la desorientación visual y la narrativa caprichosa, en contraste con la amplia difusión de las propuestas de los otros tres contendientes británicos.

Protagonista de una carrera que ha desarrollado principalmente en Londres, Prouvost era la única no británica entre los seleccionados como finalistas de un premio destinado a aquellos artistas menores de 50 años que, independientemente de su nacionalidad, trabajen o expongan en el Reino Unido.

Entre ellos, el germano-británico Tino Sehgal (nacido en Londres en 1976 y criado en Alemania), el más conocido del grupo de jóvenes artistas, ejecuta coreografías o lo que él denomina “situaciones construidas” —aunque algunas respondan también a la improvisación— en las que se representan encuentros reales de sus modelos con el propio público. Esa propuesta que quiere poner a prueba los límites del material artístico y la percepción de las audiencias ha sorprendido a muchos de los visitantes que desde diciembre (y hasta el próximo enero) asisten al despliegue de obras finalistas al Turner en Londonderry: la búsqueda de una obra acabada de Seghal resulta fútil, porque ellos mismos forman parte de ese obra.

El favorito de las casas de apuesta —cuyos vaticinios erraron de nuevo— era David Shrigley, un inglés de 44 años de edad que vive y trabaja en la escena artística de Glasgow, donde se destaca el toque macabro y a la vez cómico de sus dibujos y esculturas.

A través de un cuerpo de trabajo que también incluye la fotografía y el cine, Shrigley exhibe el más negro de los humores, una inteligencia macabra y “una mofa infinita”, según los miembros del jurado del Turner. No le dieron finalmente el premio, a pesar de que su escultura de un enorme robot masculino (Life Model) -que desde su desnudez guiña el ojo e incluso orina- fue la más publicitada de las obras finalistas.