• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

La fragilidad de la pertenencia es el tema de dos obras de Gina Saraceni

Gina Saraceni | Foto: Leonardo Noguera

Gina Saraceni | Foto: Leonardo Noguera

La autora italo-venezolana presenta un par de libros: el ensayo La soberanía del defecto y el poemario Casa de pisar duro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una de esas casualidades felices de la literatura hace que dos títulos de Gina Saraceni lleguen a las librerías juntos. Uno es el poemario Casa de pisar duro, con el cual ganó la undécima edición del concurso Transgenérico de la Sociedad de Amigos de la Cultura Urbana y el otro es el ensayo La soberanía del defecto. Legado y pertenencia en la literatura contemporánea, presentado recientemente por Equinoccio, la editorial de la Universidad Simón Bolívar, donde la autora es profesora del Departamento de Lengua y Literatura.

Leer ambos libros a la vez deja en evidencia una obsesión suya: la revisión de su ascendencia italiana es una preocupación constante. Esto se debe a que creció en el seno de una familia de inmigrantes que durante toda su infancia creyeron que volverían a Europa. Cuando Saraceni asumió a Venezuela como país y al castellano como la lengua de su desarrollo profesional y creativo, hace apenas dos décadas, comenzó un proceso de revisión íntima de su propia condición híbrida como ciudadana del presente nacional. Por eso su obra, en la academia o fuera de ella, muestra la pieza fundamental que fueron las inmigraciones del siglo XX en la elaboración del tejido multicultural del país.

“Cuando comencé a estudiar en castellano me sentía en un estado de falla, porque siempre era consciente de que mi lengua materna era el italiano y, por lo tanto, tenía miedo de no saber escribir el español sin que se me notara el acento, que es la marca que te designa como alguien que está fuera de la lengua”, recuerda Saraceni.

El legado familiar. Sus preocupaciones acerca de la cultura y los legados son más evidentes en La soberanía del defecto, en el que se ocupa de “la literatura como espacio donde los legados se producen y acontecen, donde las herencias suenan, hacen ruido, despliegan su carácter indomable, su resistencia a ser poseídas, sus defectos y sus anomalías, sus linajes bastardos”, como señala en la introducción del libro.

La publicación reúne seis ensayos escritos desde 2009 que indagan en cómo la literatura de la región, especialmente la venezolana, representa los modos de apropiación de un legado familiar o de afinidad. Esto la lleva a analizar las experiencias multilingües, las comunidades fronterizas, así como las asociaciones entre lo híbrido y lo extranjero en autores contemporáneos.

La escritura creativa no estuvo tan clara desde el principio como la académica, pues durante diez años no encontró la voz poética que le permitiera escribir Casa de pisar duro, nombre que surge del verso de Miyó Vestrini que por fin le dio lo que denomina “el estado de lengua”.

El poemario tiene tres secciones: “Casalba”, “Cuerpo a cuerpo” y “Extravío en Manhattan”. La primera vuelve a los temas de la familia y las otras dos a los predios de lo literario: una se refiere a cómo el lenguaje puede construir la relación amorosa y la tercera parte, que tiene a King Kong y Ann Darrow como protagonistas de una épica sentimental, muestra las relaciones explosivas entre el mundo de los sentimientos y la civilización. Así, partiendo de las preguntas sobre su propia herencia, Saraceni termina por cuestionar las relaciones tormentosas de los seres con aquello que los convierte en humanos, sus sentimientos y sus vínculos.

Presentación de Casa de pisar duro

Sábado 6 de abril, 11:00 am

Librería Kalathos, Centro de Arte Los Galpones, avenida Ávila con Octava Transversal, Los Chorros