• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Se fortalece la presencia de Venezuela en la FIL Guadalajara

Tres autores nacionales hablarán en México sobre el tratamiento de la extranjería en la literatura

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si ser extranjero significa habitar una nación que no es la propia, ¿no es también foráneo el que, viviendo en la patria natal, desconoce sus códigos; quien extraña no a una geografía sino a otro tiempo o el que siente que sólo el desarraigo lo conecta con la comunidad? Tales son las marcas que surcan las obras de Rodrigo Blanco Calderón, Juan Carlos Méndez Guédez y Eduardo Sánchez Rugeles, los tres forasteros made in Venezuela que participarán en Narrativas Migratorias, la actividad central de la delegación en la Feria Internacional del Libro que se celebrará en Guadalajara desde hoy hasta el 2 de diciembre.

Este año se conmemora un lustro de la consolidación de Venezuela en el encuentro, que convoca a cerca de 2.000 editoriales y a más del doble de autores del mundo. En 2008, la Cámara Venezolana del Libro decidió acabar con el hiato de 10 años que la mantuvo alejada de la fiesta tapatía y preparó un homenaje a las obras de Adriano González León y de Eugenio Montejo, escritores fallecidos ese año y muy queridos en México. Por primera vez una delegación comercial latinoamericana promovía una agenda cultural y esa fue la marca del país que más tarde otros imitaron.

Construir presencia

A ese éxito de la cámara se le sumó el año siguiente la distinción a Rafael Cadenas con el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances, que terminó de poner en alto las letras venezolanas. Y aunque en 2010 el homenaje a José Balza planeado por Cavelibro se desinfló cuando el autor se enfermó y no pudo asistir, la representación nacional se recuperó y dejó otra vez su marca el año pasado, cuando Roberto Martínez Bachrich fue elegido uno de los “25 secretos mejor guardados de América Latina”. El escritor, junto con la ensayista Elena Cardona y el poeta Willy McKey, convirtió la literatura del país en el performance multimedia. Venimos a Hablar del Otro fue un encuentro en el que se hilvanaron la narración de las vicisitudes de importar libros sin dólares, el análisis de la necesidad de “matar tigres” para sobrevivir como escritor y un recital de las maneras de leer sin novedades editoriales.

Seguir de pie

Este año, sin embargo, el impulso de Cavelibro perdió fuerza y Narrativas Migratorias –la actividad que representará al país en Guadalajara– es iniciativa de la editorial Lugar Común. La disminución de la representación nacional se debe a la falta de fondos y a la resaca que dejaron las elecciones presidenciales.

“A pesar de los problemas que la cámara encontró este año para participar, como la falta de divisas y el escaso patrocinio, hicimos un esfuerzo por no perder el lugar que Venezuela se ha hecho en esa cita mundial. Por eso nos mantenemos en la FIL con un stand en el que exhibiremos una muestra de retratos de nuestros escritores hecha por Lisbeth Salas. Insistimos en que el país tenga presencia en el encuentro porque si nuestra literatura no se conoce más en el planeta es porque nuestras editoriales no se ven en el resto del mundo y, por ende, tampoco nuestros autores”, explica Jeanette León, miembro de la junta directiva de Cavelibro.

Los representantes de la cámara y las editoriales del país que desde hoy deletrean Venezuela sobre el suelo tapatío dan una muestra de profesionalismo pocas veces vista en la gestión cultural nacional, porque su interés comercial abrió las puertas al artístico, al exhibir la literatura venezolana a través del trabajo de sus escritores, los verdaderos protagonistas de un encuentro crucial en el mundo de habla castellana.