• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El folk irrumpió en el mainstream

Rihanna (2012) | Foto: Reuters/ Danny Moloshok

Rihanna lució varios trajes durante la velada | Foto: Reuters/ Danny Moloshok

La ceremonia transmitida en directo el domingo registró el segundo mejor raiting desde 1993. Babel de Mumford & Sons fue el Mejor Álbum del Año en los Premios Grammy

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La ceremonia de entrega de los Premios Grammy que se celebró el domingo en el Staples Center de Los Ángeles fue vista por más de 28 millones de espectadores en Estados Unidos, la segunda mejor cifra desde 1993. El año pasado, un día después de la muerte de Whitney Houston, la transmisión fue sintonizada por casi 40 millones.

Ahí estaba, en una de las butacas, Quincy Jones, que representa un cable de conexión con la edición más exitosa, la de 1984, que fue seguida por casi 45 millones de televidentes. ¿La razón? Michael Jackson. En esa oportunidad el productor subió al podio en varias de las 8 ocasiones en las que el ídolo recibió gramófonos por Thriller.

Ya no es el pop lo que reina, o al menos eso pareció en la gala de tres horas y media que animó LL Cool J y que abrió Taylor Swift como maestra de ceremonia circense. Tampoco fue la música urbana. Los gustos han evolucionado, el rock n’ roll ha recuperado espacios y los géneros tradicionales de Estados Unidos han captado la atención, y no necesariamente interpretados por estadounidenses: el premio al Mejor Álbum del Año quedó en las manos de la banda británica Mumford & Sons por su trabajo Babel, llevado por la fuerza de un hit llamado “I Will Wait”.

The Black Keys merece especial atención porque salió del lugar como la banda/artista más premiada de la noche: Mejor Disco de Rock (El camino), Mejor Canción de Rock y Mejor Performance de Rock (“Lonely Boy”). Además, Dan Auerbach, su guitarrista y vocalista, que ha trabajado con glorias del blues como Dr. John, fue reconocido como Productor del Año.

La banda neoyorquina Fun, ganadora del Grammy al Artista Revelación del Año, también se llevó el premio a la Mejor Canción por el éxito “We Are Young” y ofreció una presentación tras la cual terminó literalmente empapada por una lluvia artificial.

Gotye, apoyado en su canción “Somebody That I Used To Know”, ganó tres codiciados trofeos, incluido el de Grabación del Año. También lo hicieron Skrillex, Jay-Z y Kanye West. Frank Ocean, Chick Corea y Esperanza Spalding lograron dos. Los británicos Paul McCartney y Adele, que estuvo presente en la fiesta, se llevaron uno cada uno.

Gala de duetos. Se sabe que a la Academia de la Grabación estadounidense le apetece juntar artistas que, en otro contexto, no actuarían en una misma tarima. Alicia Keys compartió con Maroon Five. Bruno Mars hizo un dúo con Sting, quien rememoró “Walking On The Moon”, y luego los dos, acompañados por Rihanna y los hijos de Bob Marley, cantaron “Could You Be Loved” en homenaje al pionero jamaiquino. El colombiano Juanes, que en la ceremonia previa había ganado el Grammy al Mejor Álbum Vocal Pop Latino por su MTV Unplugged Deluxe Edition, en lugar de cantar uno de sus éxitos prefirió hacer una versión bilingüe y acústica de “Your Song”, obra de Elton John, quien ya había colaborado con Ed Sheeran.

El rock recobró protagonismo cuando Jack White, osado ex líder de The White Stripes, subió al escenario y ofreció un par de aperitivos de su disco Blunderbuss, que estaba postulado. En el primero, titulado “Love Interruption”, él y su colega Ruby Amanfu dijeron la palabra “fuck”, lo cual generó controversia. Ayer los censores de CBS insistían en que ninguna grosería había sido pronunciada, pero el registro audiovisual muestra lo contrario.

No a los escotes. CBS, encargado de la transmisión televisiva, no sólo se ocupó del vocabulario. La semana pasada se difundió que el canal había enviado un comunicado a las estrellas en el que las instaba a que desfilaran en la alfombra roja con las nalgas y los pechos cubiertos, que evitaran transparencias y que cuidaran especialmente los pezones y el área genital.

Jennifer López, que mostró completamente su pierna derecha, fue la primera en bromear. Cuando salió como presentadora, acompañada de Pitbull, dijo: “Como pueden ver, sí recibí el memorando”. La cantante Miranda Lambert expresó: “La música country en realidad nunca ha tenido problemas con eso”. Rihanna, que tuvo dos apariciones en el escenario, se cubrió completamente, al igual que Alicia Keys y Beyoncé. Katy Perry, acompañada por el guitarrista John Mayer, lució sus atributos y desafió la norma durante la antesala: “Tenía que mostrar algo de pecho ¿Qué van a hacer? ¿Echarme?”. Bien por ella.