• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

¿Quién les tenía fe a estos actores?

Ben Affleck, protagonista y director

Ben Affleck, protagonista y director

Un listado con esos intérpretes por los que nadie apostaba y que terminaron sorprendiendo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ben Affleck

Nadie creía en él cuando... su prometedora carrera como actor (gracias a títulos como Rebeldes y confundidos y Mallrats ) y/o como guionista (el merecido Oscar por su colaboración con Matt Damon para En busca del destino ) empezó a circular por los caminos equivocados. ¿Ejemplos? Armageddon, Bounce, Pearl Harbor, Changing Lanes, Daredevil y, claro, la infame Gigli con su ex Jennifer Lopez. Parecía que había llegado la hora de despedirnos de ese talento visto en las películas de Kevin Smith (siendo el mejor ejemplo Chasing Amy ), pero...

Demostró lo contrario cuando... encontró lo suyo: dirigir. Así, realizó tres grandes películas reminiscentes al Hollywood clásico, y superándose en cada oportunidad: Desapareció una noche, Atracción peligrosa, y la recientemente estrenada (y notable) Argo, que con seguridad le va a dar su nominación al Oscar como mejor director.

Bradley Cooper

Nadie creía en él cuando... comenzó a explotar su carisma en papeles secundarios que, o bien no se destacaban en la historia ( Los rompebodas, por ejemplo), o bien solo cumplían una función asociada a galanes cómicos, en roles de apoyo del protagonista, y sin ningún tipo de matices (la olvidable Soltero en casa y la aún más olvidable Simplemente no te quiere.)

Demostró lo contrario con... ¿Qué pasó ayer? Justamente la genialidad del realizador Todd Phillips fue la de utilizar esa faceta de galán de Cooper pero desde otro lugar y con un humor completamente distanciado del que el actor venía desarrollando. Si le perdonamos algunos traspiés ( Caso 39, Día de San Valentín ), podemos asegurar que Cooper también supo cómo cargarse una modesta (pero muy lograda) película de acción al hombro: Sin límites. Actualmente, su nombre es uno de los principales en aspirar a un Oscar el año que viene por su papel en Silver Linings Playbook, película con la que logró vencer los prejuicios y conseguir la aprobación crítica.

Mary Elizabeth Winstead

Nadie creía en ella cuando... le tocó ser una de las protagonistas de la saga de Destino final, saga que, sabemos, tuvo sus desniveles. Sin embargo, una de las mejores entregas (la tercera) cayó en manos de la actriz (quien venía de ser parte de la secuela de La llamada en un papel, cuanto menos, intrascendente) y, con ella, la posibilidad de ser olvidada. Afortunadamente, sucedió lo opuesto.

Demostró lo contrario con... su participación en Death Proof de Quentin Tarantino (donde además, por sugerencia de Quentin, se animó a cantar y lo hizo muy bien) y con, sobre todo, su Ramona Flowers de Scott Pilgrim, quien originó esa memorable frase salida de la boca de Michael Cera ( "I'm in lesbians with you" ). ¿Quién iba a pensar que la chica de Destino final iba a terminar convirtiéndose en una posible candidata a toda clase de premios? Parece que el año que viene, gracias a su papel de alcohólica en recuperación de la prometedora Smashed (la cual co-protagoniza junto a Aaron Breaking Bad Paul), la veremos en más de una ceremonia.

Timothy Olyphant

Nadie creía en él cuando... películas como la secuela de Scream y, en otro extremo, 60 segundos, no solo no le daban el espacio que se merecía sino que además le restringían sus posibilidades de demostrar que había mucho más en él de lo que se percibía.

Demostró lo contrario con... varios trabajos. Primero, en la interesante película de Rose Troche La seguridad de los objetos; luego, con su sutil interpretación en la subvalorada Catch and Release (en una suerte de anti-galán de la comedia romántica) y, por último, con su protagónico en Hitman. Sí, convengamos que la película es mala, pero Olyphant exploró su capacidad para el género de acción que lo iría preparando para su gran papel televisivo. Como muchos actores en la actualidad, él encontró en una serie la posibilidad de lucirse. Y lo hizo gracias a la gran Justified y su enorme trabajo en ella.

Vera Farmiga

Nadie creía en ella cuando... Otoño en Nueva York primero y 15 minutos después la encasillaron en el papel de rubia/femme-fatale. Como en algunos casos anteriores, Farmiga no tenía suficiente tiempo en pantalla como para cautivar a la audiencia desde otros frentes. Hasta que apareció Martin Scorsese.

Demostró lo contrario con... Los infiltrados. No es poco que el único personaje femenino importante de la trama haya ido para ella. Menos cuando es el personaje que, de algún modo, más se va complejizando a medida que va descubriendo lo que sucede a su alrededor. Farmiga transmitió una combinación de sensualidad, inteligencia y sofisticación que se repetiría en su actuación en Amor sin escalas, que le valió su primera nominación al Oscar y que trajo al presente todo el encanto de las screwball comedies.