• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Demián Bichir: Estoy a favor de una amnistía

El actor mexicano Demián Bichir | EFE

El actor mexicano Demián Bichir | EFE

El actor mexicano, quien encarna a un policía en el drama de ficción The Bridge, está claro en que la serie no es un documental, pero resalta la importancia de tratar temas delicados como la migración y la corrupción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Demián Bichir es un tipo amable, sin poses y relajado. Es un hombre reflexivo y nada mezquino con su sonrisa. Es hijo de un director y una actriz de teatro, y hermano de otros dos actores. El 1º de agosto cumplirá 50 años de edad, de los cuales ha dedicado 35 al arte de personificar a otros.

Se formó en el teatro, pero sus primeras conquistas llegaron con sus interpretaciones en cine y televisión. Su rostro es conocido para el público venezolano por su participación en la telenovela Nada personal (1996), escrita por Alberto Barrera Tyszka, en la que dio vida a un policía.

Su desembarco en el cine estadounidense llegó con el papel de Fidel Castro en Che (2008) de Steven Soderbergh, por el que empezó a ser reconocido en el mercado anglosajón. En televisión tuvo apariciones en series como Capadocia y Weeds, en 2008.

El año pasado, Bichir se convirtió en el segundo mexicano –el primero fue Anthony Quinn, en 1957– en recibir una postulación al premio Oscar en la categoría de Mejor Actor. La nominación le llegó por su trabajo en A Better Life, filme de Chris Weitz en el que interpreta a un jardinero mexicano, ilegal en California, que intenta proteger a su único hijo de las pandillas y de los agentes de inmigración. El Sindicato de Actores también lo consideró en sus candidaturas. Ahora, busca consolidar su internacionalización como protagonista de The Bridge, que FX estrenó el lunes. Encarna a Marco Ruiz,  un policía mexicano con diferentes matices en un seriado que plantea la problemática en la frontera entre México y Estados Unidos.

–Los actores hispanos en Estados Unidos a menudo se quejan de que sólo obtienen papeles típicos para latinos. Parece que usted está tomando ese camino, ¿por qué?

–No hay tanto de dónde escoger. Pero para poder hacer lo que quieres tienes que empezar diciendo no a lo que no quieres. Los directores no tienen una imaginación amplia para ver a los actores en diferentes papeles. Sin embargo, Chris Weitz dijo que cuando me vio en Che pensó inmediatamente en mí para hacer al jardinero de su historia. ¡Bendito sea su corazón! Todos lo actores queremos que los directores tengan esa visión. Que él pensara que yo podía hacer dos personajes completamente opuestos es una fortuna que no ocurre todos los días.

–Como mexicano, ¿cómo se siente al actuar en una serie como The Bridge?

–No hay series que muestren esta relación tan cercana entre Estados Unidos y México. Ni de una frontera tan complicada como la de El Paso y Ciudad Juárez. Por eso The Bridge llama tanto la atención. Enseña cómo es el tránsito entre las dos ciudades. Estoy muy orgulloso de ser parte de este elenco. Si mencionar el tema de las muertas de Juárez va a servir para resolver un problema que parece que no tiene solución pues será una doble ganancia.

–¿Cuál es su posición con respecto a temas como la Ley Migratoria?

–No tienes que ser un genio para darte cuenta de que la separación de las familias es inhumana. Estados Unidos, que se jacta de ser justo y respetuoso de los derechos humanos, no puede promover leyes que separen a las familias. En vez de construir un puto muro que nos va a costar dinero a todos los que pagamos impuestos allá, y que no va a servir de nada, deberían invertir en otras cosas. Por supuesto que estoy a favor de una amnistía. –¿Las grandes producciones de Hollywood le quitan el sueño?

–Hay un montón de proyectos importantes que me llegan a las manos con personajes que no me interesa hacer. He hecho teatro en lugares con aforo de 70 personas. Para mí es exactamente igual si me ven 70 personas o 10 millones, porque lo que realmente importa es el trabajo que haces.

–Después de la nominación al Oscar, ¿cómo se encuentra en lo personal? –Independientemente de las postulaciones, desde hace mucho tiempo he tenido la libertad de escoger lo que quiero hacer. La diferencia es que ahora más gente conoce mi nombre y seguramente llegarán más proyectos a mis manos. Creo en el trabajo dedicado y constante. Mi familia y yo lo hemos hecho así durante muchos años. Y mi hija Gala ya tiene 2 años. Está enorme y preciosa.