• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Dos exposiciones se tejen con trazos melancólicos

El conjunto de obras de González está inspirado en el primer número de la revista <I>Integración</i>, publicada en septiembre de 1955

El conjunto de obras de González está inspirado en el primer número de la revista Integración, publicada en septiembre de 1955

Memorias de una integración fallida de Mercedes Elena González y Desprendimiento de Teresa Gabaldón fueron inauguradas el domingo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La nostalgia, la sensibilidad y la delicadeza son conceptos fundamentales en las dos exposiciones que se inauguraron el domingo pasado en la Sala Mendoza: Memorias de una integración fallida de Mercedes Elena González y Desprendimiento de Teresa Gabaldón.

La primera, que se presenta en la mezzanina en conjunto con Henrique Faria Fine Art de Nueva York, surgió a partir de la revisión de González del primer número de la revista Integración, publicada en septiembre de 1955.

En las piezas, la artista reproduce con detalle y trazo delicado el patrón de la portada de la revista y usa colores que rememoran el pasado. “Traté de ofrecer una visión melancólica de esa época y de alguna manera relacionarla con el presente. Usé el patrón y lo interpreté, lo rebatí, lo reduje, lo amplié. Es de alguna manera la relación de mi cuerpo con ese patrón. Se llama Integración fallida porque fue algo que no funcionó. Esa integración del arte con la arquitectura, el modernismo, se desmoronó. Admiro el pasado con melancolía”, indica González.

En Desprendimientos, que Teresa Gabaldón expone en la librería de la Sala Mendoza, el plateado y el negro cobran vida a través de una serie de dibujos. La flor es la excusa para que la artista explore la naturaleza e incluso la humanidad y el momento que atraviesa el país.

Primero creó las atmósferas plateadas y luego dibujó sobre ellas con carbón comprimido. Para Gabaldón, quien a lo largo de su carrera ha explorado las posibilidades del color, reducir su paleta a dos tonos fue un descubrimiento que disfrutó mientras creaba las obras. “Me desprendí del color”, afirma.

“No copio flores, sino que las imagino y transformo a partir de las que conozco. Las dibujo y las pinto. Después de haber visto mis trabajos, me pregunto si no tendrá que ver un poco con esta época tan oscura pero con brillos de esperanza, que son las luces”, concluye la artista.


Memorias de una integración fallida y Desprendimiento

Sala Mendoza

Universidad Metropolitana, Terrazas del Ávila

Entrada libre