• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Una exposición viaja a la vida familiar de Amy Winehouse

Se exhiben ropas, fotografías, discos y hasta tareas colegiales de la cantante, fallecida en 2011 por una intoxicación etílica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La exposición Amy Winehouse: Retrato de una familia muestra en el Museo Histórico Judío de Ámsterdam vestidos, objetos y fotografías familiares de la cantante fallecida, y viaja a su pasado a través de videos inéditos grabados cuando aún no era mundialmente conocida.

Mucho se sabe de la vida de Amy Winehouse a partir de 2003, año en el que grabó Frank, su primer álbum, y también sobre sus problemas con el alcohol, las drogas, o su temprana muerte a los 27 años en 2011 por una intoxicación etílica.

Otra cosa es su etapa anterior, aquella antes de ser famosa. Amy era una niña proveniente de una familia judía que vivía en los suburbios de Southgate, al norte de Londres.

Su padre cantaba temas de Frank Sinatra a todas horas y su influencia la llevó a escuchar y coleccionar discos de Aretha Franklin, Ray Charles o Ella Fitzgerald. Precisamente esa historia es la que cuenta esta exposición, que se abre hoy al público.

Las fotografías familiares enseñan los primeros años de su vida, así como algunos retratos de sus antepasados. Entre ellos está Cynthia Winehouse, la abuela de Amy, cuyo parecido con la cantante es espectacular.

Amy Winehouse fue una adolescente rebelde: sus primeros rasgos de personalidad se dejan ver en un trabajo escrito por su propio puño y letra para la escuela de teatro Sylvia Young y expuesto al público.

Con una letra redondeada y cuidada, una Amy de 14 años empezaba la redacción de la siguiente manera: “Toda la vida he hablado alto, hasta el punto de que me han mandado a callar. La única razón por la que hablo así es porque tienes que gritar para ser oído en mi familia”.

Más adelante, deja ver sus intenciones para el futuro: “Tengo el sueño de ser famosa, de trabajar en el escenario. Quiero ser recordada por ser actriz, cantante, por vender todas las entradas de los conciertos, por ser solo yo”.

La idea de la exposición surgió cuando su hermano Alex Winehouse, meses después de la muerte de la cantante, acudió al Museo Judío de Londres para donar algunos de los objetos de su hermana.