• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Una exposición muestra el lado oscuro del Romanticismo con obras de Goya

Una exposición alemana examina el lado oscuro del Romanticismo

Una exposición alemana examina el lado oscuro del Romanticismo

Por primera vez en Alemania una exposición examina el lado oscuro del Romanticismo y su prosecución en otros movimientos artísticos como el Simbolismo y el Surrealismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Museo Städel de Fráncfort muestra el lado oscuro del Romanticismo con una exposición de más de 200 obras, entre ellas de Francisco de Goya, Eugène Delacroix, Franz von Stuck, Max Ernst, Salvador Dalí y Luis Buñel.

La exposición titulada "El Romanticismo negro. Desde Goya hasta Max Ernst" será inaugurada mañana y finalizará el 20 de enero del próximo año en Fráncfort, tras lo que se podrá ver en el Museo de Orsay de París.

Por primera vez en Alemania una exposición examina el lado oscuro del Romanticismo y su prosecución en otros movimientos artísticos como el Simbolismo y el Surrealismo.

Más de 200 obras pictóricas, escultóricas, gráficas, fotográficas y cinematográficas muestran la fascinación de numerosos artistas por lo inescrutable, lo misterioso y lo maligno.

El director del Museo Städel, Max Hollein, dijo que la exposición ha sido posible gracias a préstamos de colecciones del Museo del Prado en Madrid, del Museo de Orsay y del Louvre de París y del Art Institute de Chicago.

"Las obras narran con insistencia soledad y melancolía, pasión y muerte, fascinación y horror, así como la irracionalidad de los sueños", según los organizadores de la muestra.

La exposición muestra seis pinturas de Francisco de Goya, entre las que se encuentra "Vuelo de Brujas" (1797/98), "Caníbales preparando a sus víctimas" (1800-1808) y numerosos grabados.

"Los mundos metafóricos impenetrables de Goya influyeron también en numerosos artistas en Francia y Bélgica como Delacroix, Géricault, Victor Hugo y Antoine Wiertz", destaca la organización .

"No tengo miedo ni de las brujas, ni de los seres fantásticos, ni de los fantasmas, ni de los fanfarrones, ni de los gigantes, ni de los inútiles, villanos, etc". "Sólo temo una criatura: el ser humano" dijo Goya a un amigo.

Goya pudo ver lo bien fundados que estaban sus temores en 1808 cuando las tropas de Napoleón invadieron España y estalló la Guerra de la Independencia, que el pintor aragonés documentó en "Los desastres de la guerra", una serie de 82 grabados realizada entre los años 1810 y 1815.

Muchas de las posiciones artísticas presentadas en esta exposición emergen de la confianza en la ilustración que surgió de la Revolución Francesa.

El término "Romanticismo negro" procede de estudios literarios y se dio a conocer sobre todo por la obra "La carne, la morte e il diavo nella letteratura romantica" (1930) del italiano Mario Praz, que en alemán se tradujo en 1963 como "Amor, muerte y diablo. El Romanticismo negro", explicó el comisario de la exposición, Felix Krämer.

Ese lado oscuro del Romanticismo se refleja también en las obras pictóricas paisajísticas alemanas, donde aparece un lado oscuro junto al lado sereno y dulce en la representación de la naturaleza, que es un espejo de los sentimientos humanos y los abismos emocionales.

La soledad, la muerte y la evanescencia se reflejan en los paisajes, ruinas, árboles muertos y tumbas abiertas de Caspar David Friedrich, quien a los 13 años vio como se ahogaba su hermano jugando en el hielo, un hecho que le acompañó el resto de su vida.

Max Ernst estuvo fascinado desde que comenzó a pintar por el arte y la literatura Romántica, especialmente por la obra de Friedrich, según explicó en 1960.

La exposición también recoge obras del artista suizo Johann Heinrich Füssli, como "Las tres brujas" (1783) o "La pesadilla" (1790/91), en las que aparece el demonio, un elemento de la superstición popular y con un carácter erótico compulsivo.

Entre las obras cinematográficas, la exposición muestra "Un perro andaluz" (1929) de Luis Buñel y Salvador Dalí.